El PSOE critica que el alcalde «mire para otro lado»

A. S. OVIEDO.

El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Alfredo Carreño, criticó ayer la actitud del alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, respecto al concejal Jaime Reinares. Habiéndole retirado únicamente las competencias, «mira para otro lado sin importarle el daño que con su actitud está haciendo al Ayuntamiento de Oviedo». En su opinión priman los intereses del partido en lugar de la «ejemplaridad que debe presidir la vida pública. Caunedo, según Carreño, «demuestra que sus objetivos no son los de la gente» y le reprocha que la respuesta «ante el primer problema grave que ha tenido que afrontar» en su mandato no haya estado a la altura de las circunstancias. Para el portavoz del PSOE si el alcalde «tuviese voluntad de cambio, realmente» habría pedido a Reinares «su acta de concejal desde el primer día tras su condena».

La actitud del regidor es, según Carreño, «la constatación de que está haciendo lo mismo que hizo el PP durante 25 años en Oviedo. Es fiel reflejo de las políticas de Gabino de Lorenzo: esconder a los concejales que tiene problemas de los focos para volver a rescatarlos después».

La condena de Reinares llega más de tres años después de que se produjera aquella rueda de prensa en la que el edil distribuyó entre los medios de comunicación medio centenar de correos que habían sido robados del correo electrónico de la exsecretaria de la Sindicatura de Cuentas, Rosa Zapico. El contenido demostraba, según Reinares, que existía una trama para culpar al Ayuntamiento de tener responsabilidad contable en la polémica expropiación del palacete de Villa Magdalena. El alcalde entonces era De Lorenzo que, por el momento, guarda silencio.