El Ayuntamiento pide datos ante «la alarma» por la obra del colegio de Las Campas

Inmaculada González envía una carta al Principado para conocer el calendario, el plan de seguridad y cómo se compatibilizará con las clases

SUSANA NEIRA

La concejala de Educación, Inmaculada González, ha enviado una carta a la consejera de Educación, Ana González, para solicitarle información sobre las ya polémicas, aunque aún no iniciadas, obras de ampliación del colegio público Juan Rodríguez Muñiz de Las Campas. Se hace así eco de la preocupación de las familias, que temen que levantar un piso al actual edificio durante el horario lectivo pueda suponer un peligro para los escolares. «Dicha alarma es conocida por esta concejalía a través de visitas a dicho centro y reuniones con miembros del consejo escolar; el Ayuntamiento defiende y se interesa como no podía ser de otra manera», dice la edil para justificar su injerencia.

En el escrito, la popular reclama a la socialista que «a la mayor brevedad posible» le envíe un calendario con el inicio de las obras (previsto para mediados de noviembre) y los plazos, con detalle de las actuaciones y los horarios, y un plan de seguridad. También, una valoración «del desarrollo pedagógico del centro durante la obra».

Aprovecha, además, para reprocharle los retrasos en un proyecto desarrollado ante la falta de aulas en uno de los centros con mayor aumento de matriculación. «Destacar que no se comprenden las causas de no iniciar (de la ampliación) en periodo no lectivo, ya que la necesidad de la misma es conocida por esa consejería ya desde el curso 2013-2014», finaliza en su carta, con fecha de salida a la consejería el martes.

Se trata de la segunda iniciativa que llega al departamento de González en apenas dos días. El miércoles, las familias presentaron 1.081 firmas reunidas entre el viernes y el martes, a la entrada y salida del centro y en los comercios de Las Campas y La Florida, para reclamar que la parte más compleja se retrase al próximo verano.

¿Incompatible?

Los padres consideran que la actuación resulta «absolutamente incompatible» con la permanencia de los niños y profesores del edificio y alrededores ya que supondrá demoler una estructura y colocar otra nueva. «Entendemos que la Consejería de Educación, responsable de las obras, actúa anteponiendo otros intereses a la seguridad», reprocharon en una nota.

Responsables regionales garantizaron en una reunión con la comunidad educativa que los trabajos no supondrían ningún peligro para los 430 escolares. De hecho, pusieron de ejemplo la ampliación del IES de La Corredoria, que se realizó de forma similar.

Tras varias peticiones desde el centro, la consejería abrió el junio en concurso para adjudicar la actuación que permitirá crear cuatro aulas de Primaria con un presupuesto de 788.146 euros, IVA excluido. En octubre lo adjudicó a la empresa OCA Construcciones y Proyectos por 485.340 euros, IVA excluido. Supuso la mejor oferta económica tras descartar algunas bajas temerarias entre las 28 empresas presentadas.