«Si tuviera que jubilarme, Oviedo sería el sitio», dice Woody Allen

Allen, sentado en Santa María del Naranco tomando notas durante el rodaje de 'Vicky, Cristina, Barcelona. /
Allen, sentado en Santa María del Naranco tomando notas durante el rodaje de 'Vicky, Cristina, Barcelona.

El cineasta vuelve a elogiar la ciudad, su «comida» y su «gente» en una entrevista

G. D. -R.oviedo

El cineasta neoyorquino sigue enamorado de la ciudad que visitó por primera vez hace ahora 12 años para recoger el Premio Príncipe de Asturias de la Artes. En una entrevista publicada ayer por el El País, Woody Allen, recuerda sus días en España, que, dice, le «encanta en general». Rememora su estancia en Barcelona con su mujer, que le «encantó Madrid» cuando fue y también San Sebastián. «Y Oviedo me volvió loco: si alguna vez tuviera que jubilarme, Oviedo sería el sitio», concluye.

El entrevistador muestra su sorpresa por la elección, pero el director continúa: «Es precioso, me encanta el tiempo, las comidas, la gente», antes de añadir que en Barcelona también lo pasó muy bien los meses que estuvo con Scarlett Johansson, con Javier Bardem, con Penélope Cruz. Se refiere al rodaje de 'Vicky, Cristina, Barcelona', el trabajo que le devolvió a Asturias y a Oviedo en el verano de 2007. No fue su última vez. Regresó en 2010 para presentar 'Conocerás al hombre de tus sueños' y participar en la campaña de promoción turística 'Asturias, lo dice todo el mundo' y aún otra vez, en 2011, para dar un concierto junto a su banda de jazz en el centro Niemeyer. En todas las ocasiones, eligió para alojarse el hotel de La Reconquista que le recibió en 2002 para recoger su premio Príncipe.

La ciudad le agradeció los elogios de la primera visita -aquello de que «Oviedo es una ciudad deliciosa, exótica, bella, y tranquila... es como si no perteneciera a este mundo, como si no existiera... Oviedo es como un cuento de hadas con Príncipe y todio»- con una estaua. La efigie en bronce es algo más alta que el cineasta de verdad, que acaba de cumplir 80 años.