Padres de Las Campas piden a Educación el traslado a otro colegio durante la obra

Las familias, en una protesta en noviembre. /
Las familias, en una protesta en noviembre.

Crean la plataforma 'Obras sin niños' y tantean a todas las familias para reclamar aulas en otro centro si arranca la ampliación

SUSANA NEIRA

Lejos de acercar posturas, el pulso en el colegio público de Las Campas entre las familias contrarias a iniciar la ampliación en los próximos días, coincidiendo con las clases, y la Consejería de Educación se agrava. Ayer, los padres repartieron hojas explicativas para adherirse a la plataforma 'Obras sin niños' y reclamar al área dirigida por Ana González que negocie con la adjudicataria, Oca Construcciones y Proyectos, un aplazamiento del inicio y, si este no fuera posible, se facilite el traslado temporal a otros colegios, como ocurre en la actualidad con el Dolores Medio, cuyos alumnos reciben clases en el San Pedro de los Arcos.

En las solicitudes remitidas a las familias, los firmantes piden el cambio de centro educativo en cuanto entren los obreros dado que «no se ha podido garantizar a los padres el 100% de seguridad para los niños durante la realización de la obra y, aunque se entiende que se seguirán todas las medidas de seguridad posibles, el riesgo no es cero». Por consiguiente, continúa el escrito, «cabe que se produzca algún accidente, a lo que se debe añadir las molestias de ruido y polvo, que pueden derivar en problemas para la salud de mis hijos, física y psicológica».

Una vez hecha la recogida de las firmas, que servirá para saber realmente cuántos padres están en contra de la obra durante los seis meses lectivos que durará y hasta dónde están dispuestos a llegar -algunos ya han amenazado con no llevar a sus hijos a clase-, el colectivo entregará toda la documentación en el Registro de la consejería.

El viernes, protesta

Se trata de una nueva medida de presión para intentar que Educación paralice las obras para dotar el actual edificio con un piso más y lograr así el próximo curso cuatro aulas más de Primaria. Este viernes, además, se concentrarán de nuevo ante las puertas de la consejería, donde ya han entregado 1.081 firmas.

En diversas reuniones y declaraciones públicas, los responsables regionales han garantizado la seguridad, adoptando medidas adicionales como instalar cuatro barracones para desplazar en momentos puntuales a los niños si fuera necesario, o concentrar las partes más complicadas de los trabajos a partir del mediodía, cuando los más de 400 alumnos de Primaria e Infantil del centro abandonan las instalaciones.

Sin embargo, las familias contrarias a la ampliación, respaldadas por todos los grupos municipales, a excepción del PSOE, insisten en que se trata de una obra de «envergadura» donde, entre otras labores, se levantará el actual tejado, «que según el proyecto pesa 200 toneladas» y se instalará el ascensor.

Alternativa

Las familias reclaman que esta ampliación se concentre durante el próximo verano, de manera que a la vuelta de las vacaciones solo quedan trabajos interiores. Respecto a los argumentos dados por González, entre ellos la necesidad de tener listas las nuevas aulas para el próximo curso ante el aumento de la matrícula, las familias le proponen los siguiente: que en lugar de poner ahora cuatro prefabricados, instale dos en septiembre para dar clase mientras dure la actuación.

El Principado destinó durante el pasado año una partida para la actuación ante el constante incremento de alumnos en Las Campas, una de las zonas de mayor crecimiento de Oviedo junto con La Corredoria y La Florida. Pasó el año en blanco y no la tramitó hasta este. La saturación del centro ha llegado a tal punto que el gimnasio, el almacén y el vestuario se han habilitado como aulas este curso.

Tras licitar los trabajos en junio, Educación adjudicó el contrato a Oca Construcciones y Proyectos por 485.000 euros, sin IVA (había salido a concurso por 788.000).