La ampliación del colegio de Las Campas avanza con el desmontaje de la cubierta

El estado de la obra del colegio de Las Campas, ayer. /
El estado de la obra del colegio de Las Campas, ayer.

La Consejería de Educación y la dirección del colegio desmienten la paralización de los trabajos durante las Navidades

SUSANA NEIRA

La ampliación del colegio público Juan Rodríguez Muñiz se desarrolla «con normalidad» y ha avanzado durante las vacaciones escolares de Navidad, finalizando el desmontaje parcial de la cubierta (se realizará en dos fases). Eso da paso al montaje para asegurar la zona y comenzar a instalar la nueva estructura. Así lo aseguró ayer el director del centro, Antonio Javier Morán Rubio, quien explicó, además, que en los próximos días se instalarán los módulos prefabricados para dar clase los días de mayor ruido. También se variará a partir de ahora el ritmo de los trabajos, para intentar minimizar las molestias durante el horario lectivo.

Con esta explicación desmintió ayer, al igual que hizo la Consejería de Educación, la afirmación del sindicato ANPE, que aseguró que durante la Navidad se paralizaron las obras. Fuentes del departamento de Ana González insistieron ayer en que «todo sigue su curso».

El sindicato hizo público el miércoles un comunicado donde denunciaba el parón de los trabajos y también la falta de seguridad. De hecho, decía que el plan de control estaba «desfasado» y que el Gobierno regional no le había remitido toda la información solicitada.

Es este punto, la seguridad, el que ha causado más divisiones en el centro. Una veintena de niños comenzaron ayer las clases en otros colegios públicos tras solicitar sus padres el traslado. Consideran que la ampliación del colegio durante las clases supone un peligro para los niños.

La obra de ampliación del centro de Las Campas arrancó en diciembre y durará unos seis meses. Consistirá en elevar un piso más el actual edificio para crear cuatro aulas de Primaria y otra complementaria. Se adjudicó en octubre y, desde entonces, un grupo de padres se mostró en contra de compatibilizar las clases con la presencia de grúas y andamios. Realizaron varias protestas y lograron más de un millar de firmas. Exigían que los trabajos se pospusieran al próximo verano, para realizar las partes más complicadas de la obra con el edificio vacío.

Las diversas reuniones con Educación para intentar acercar posturas tampoco fructificaron. La consejera insistió en todas sus comparecencias en que se han adoptado todas las medidas necesarias para evitar riesgos, pero los padres le reprocharon que nadie les garantizó al 100% la seguridad.