El PSOE pregunta al alcalde qué ha hecho por los despedidos de Trubia

Un obrero, ante un vehículo en la fábrica de Trubia. /
Un obrero, ante un vehículo en la fábrica de Trubia.

Recuerda que Caunedo se comprometió en septiembre a mediar para su readmisión en la fábrica de armas

SUSANA NEIRA

El concejal del Grupo Municipal Socialista, Amador García, preguntará al alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, en el próximo Pleno qué ha hecho tras comprometerse el pasado 29 de septiembre, a instancias de todos los grupos políticos, a intervenir para lograr la readmisión de los 55 trabajadores despedidos de la fábrica de armas de Trubia.

Porque en su opinión, tales gestiones no se han realizado: «Ha transcurrido un tiempo excesivo sin que por parte del alcalde de esta ciudad se hiciera nada -al menos, que se conozca-, por resolver y restituir la dignidad profesional y humana de los trabajadores y, sobre todo, por devolver la dignidad a los 55 despedidos, las principales víctimas del expolio industrial perpetrado en Oviedo con el cierre de La Vega».

Para García, que fuera presidente del comité de empresa de la factoría ovetense durante 25 años, Iglesias Caunedo no puede eludir su responsabilidad a la hora de defender los intereses de los obreros despedidos. Una decisión adoptada por la dirección de Santa Bárbara y que, según insistió, necesitó de la implicación «necesaria e imprescindible» del Ministerio de Defensa, su principal cliente y antiguo propietario antes de la privatización a principios de la década del 2000.

La iniciativa de García llega tres días antes de que la plantilla trubieca inicie el lunes una serie de siete paros, hasta julio, en apoyo a sus excompañeros. Reclama a la dirección que abra una mesa de diálogo para abordar su contratación ante la firma del contrato que aumentará la carga de trabajo. Trubia construirá las barcazas para 589 vehículos. La empresa, sin embargo, rechaza tal petición ya que el tema de la readmisión está pendiente de una resolución judicial.