«El sector siempre estuvo mal visto, pero hacen falta armas»

S. N. OVIEDO.

¿Cómo vivió Trubia el cierre de La Vega?

Nos creó preocupación e incertidumbre pero podía ser algo bueno garantizando el empleo. El problema es que no quisieron firmar esa cláusula y, desafortunadamente, a los seis meses plantearon el ERE.

¿Qué balance hace ahora, más de una década después, de la privatización?

No fue algo a escoger, sino un decreto de ley. Se podía dar a los alemanes o a los americanos. En aquel momento entendimos que la mejor opción, teniendo claro que no la paraba nadie, era la de General Dynamics. Ofertó empleo y producción.

También inversiones y no se han hecho todas.

En algunos casos las hicieron y en otros no.

En qué invertirán ahora.

Este programa va a hacer inversiones importantes, robotizar parte de la soldadura, invertir en maquinaria que sirva para este pedido y los demás, así como el tratamiento del material de origen, chapas y corte, y almacenamiento.

¿Hacía falta cortar tanto el presupuesto de Defensa estos años?

No se puede tener un huevo sin pitas, estar en las misiones y tener a los soldados seguros tiene un coste. De hacerlo, qué mejor que las empresas españolas para abastecer a los ejércitos.

Siempre es lo primero en lo que se pide meter la tijera.

El armamento siempre estuvo mal visto, y en tiempo de crisis peor. Siempre se pide recortar en eso antes de educación o sanidad. Pero mientras haya ejércitos hay que abastecerlos. Otra cosa es que este país fuera Euro Disney y no hicieran falta armas.