Sillas de ruedas para «comprobar las barreras de la pasarela» de la autopista

Mimebros de Imagina un Bulevar y de Difac, antes de iniciar el recorrido. /
Mimebros de Imagina un Bulevar y de Difac, antes de iniciar el recorrido.

Imagina un Bulevar y una asociación de discapacitados critican los desniveles y la falta de descansillos en el paso

S. RODRÍGUEZ NORIEGA

La plataforma Imagina un Bulevar desarrolló junto a vecinos e integrantes de la asociación de Discapacitados Físicos de Avilés y Comarca (Difac) un acto en la parte asfaltada de la pasarela que une Ventanielles y Santullano para comprobar con sillas de ruedas las dificultades que presentan las rampas del tramo.

«La pasarela supone una barrea. El desnivel que tienen las cuestas roza la legalidad, debería haber cada diez metros un descansillo y no los hay, es un tramo único. Con un silla manual estamos comprobando cómo esta pasarela es prácticamente insalvable para las personas con movilidad reducida», señala Antonio González Abúlez, miembro de la plataforma Imagina un Bulevar.

«Lo peor, las curvas»

Los participantes comprobaron el esfuerzo que hay que hacer, subiendo sentados en sillas de ruedas y también empujándolas. «Es muy cansado, lo peor son las curvas, tienes que hacer mucha fuerza porque las ruedas pequeñas se levantan en algunos puntos y en otros la silla se va para atrás», apunta Julián Valdavida, presidente de Difac. Los desniveles de las rampas superan el 6% en varios puntos y en algunos llegan al siete. «Con estos desniveles, no se entiende cómo no hay descansillos, debería haber al menos tres para parar y poder continuar fácilmente, he parado cuatro veces y he tenido muchos problemas para arrancar de nuevo. Deberían hacerlo cómodo para todos y para los que vamos en silla, las madres con el carrito o las personas mayores», comenta Valdavida.

Las barandillas de la cuesta no llegan todas al final de los tramos: «Al bajar, en la parte derecha hay un trozo sin pasamanos que puede suponer un peligro para las personas invidentes», indica el presidente de Difac. También, echaron en falta la presencia de doble pasamanos ergonómicos en tramos de 70 y 95 centímetros de altura.