Los trabajadores se unen en su lucha por sus empleos

La Asamblea de Trabajadores en Lucha se gestó en el comedor de la empresa Monroe. Allí se celebraron las primeras asambleas donde cada empresa comentaba su conflicto. Son muchas las que se veían abocadas al cierre, con despidos masivos. Había muchos trabajadores que no estaban de acuerdo con cómo se llevaban las negociaciones desde los sindicatos. «Siempre es un asesor el que lleva la negociación, pero los trabajadores son quienes lo deben liderar», expresa Cristina Pontón, representante de los trabajadores de Sedes. Esos asesores sindicales buscaban siempre mejoras sobre lo establecido por la Reforma Laboral, siempre un acuerdo lo más beneficioso posible, «pero los representantes de los trabajadores no están para firmar los despidos de los compañeros». Todas esas empresas unidas, una veintena en toda Asturias, podían tener más presión con manifestaciones conjuntas, pero también mucha más información. «Los ERES son procesos muy complejos y desconocidos para los trabajadores. Si alguien ha pasado por ellos puede explicar los entresijos y los problemas que se han encontrado por propia experiencia», insiste Pontón. Cada una de las empresas que forman parte de la Asamblea de Trabajadores en Lucha es independiente en la toma de las decisiones sobre su negociación, pero cuando convoca una concentración u otro tipo de actos cuenta con el apoyo del resto de trabajadores que están pasando por el mismo proceso o que ya lo han pasado. Se trata de mantener la conexión para seguir apoyando en los conflictos laborales que puedan venir en el futuro.