«Se llevaban a la chica en volandas»

Una imagen de El Campillín. /
Una imagen de El Campillín.

Los policías que impidieron la violación de una menor destacan la dureza de la intervención

IDOYA REY

«Fueron muy agresivos y se llevaron a la chica que estaba inconsciente en volandas. La tiraron en un jardín cercano. Fue una intervención muy dura». Es el relato de uno de los agentes de la Policía Local que la noche del pasado jueves al viernes impidieron la violación de una menor en El Campillín. Los agentes recibieron sobre media noche la llamada de un ciudadano que, cuando circulaba por las inmediaciones de la arboleda, observó como cuatro jóvenes se disponían a abusar de una chica. Una patrulla de la policía municipal dotada con dos agentes se desplazó inmediatamente hasta la zona.

Al llegar, los agentes se encontraron con cuatro chicos que sujetaban por pies y cabeza a la joven, una menor de 15 años. La chica tenía desabrochada la parte superior de sus prendas y uno de los agresores mantenía sus pantalones desabrochados. Los chicos lejos de parar la agresión se enfrentaron a los agentes. Uno de ellos se abalanzó sobre uno de los policías. Rodaron por el suelo hasta que el agente logró reducirle. El otro policía consiguió contener a los otros chicos que cuando se dispuso a colocar los grilletes al primer detenido, el chico que tenía inmovilizado su compañero, salieron a la carrera llevándose a la chica inconsciente en volandas.

en contexto

Los agentes pidieron refuerzos y otra patrulla se desplazó hasta el lugar. Dio con los agresores, que habían dejado a la chica tirada en unos jardines, en la calle Rector Leopoldo Alas. Los agentes lograron detener a otro agresor, aunque uno de los policías cayó empujado escaleras abajo. Los dos eran menores de edad. Una ambulancia fue requerida con la misma premura en el lugar de los hechos para atender a la víctima.

Los otros dos agresores salieron a la carrera, pero dos agentes de paisano de la Policía Nacional que pasaban unos días de descanso en la ciudad sospecharon de su actitud. Habían visto las patrullas de la Policía Local y los dos jóvenes huían observando en todo momento si alguien les perseguía. Les dieron el alto y el ritmo de la huida se incrementó. Los agentes de paisano lograron detener a un tercer agresor, éste mayor de edad.

Todos fueron trasladados a la comisaría de la Policía Nacional que se hizo cargo de la investigación. Tras tomarles declaración lograron identificar al cuarto agresor, que según los arrestados había tenido una participación nula en los hechos. Los jóvenes se conocían y conocían a la víctima por residir en casas de acogida de la ciudad.

Dos de los agentes resultaron lesionados, uno de ellos con un esguince, en una intervención que califican de «muy dura». El alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, les recibirá hoy en el Ayuntamiento como reconocimiento a la labor de los agentes. «No queremos que la gente piense que estamos para poner multas. Hicimos nuestro trabajo», concluye el funcionario.