Una maqueta para imaginar el bulevar

Imagina un Bulevar llevan una maqueta con piezas móviles a la plaza del Ayuntamiento. /
Imagina un Bulevar llevan una maqueta con piezas móviles a la plaza del Ayuntamiento.

Los vecinos recogen ideas para demostrar que «su proceso sí es participativo y no el del equipo de gobierno»

ANA SALAS

Casi un mes tardaron los miembros de la plataforma Imagina un Bulevar en elaborar la maqueta que ayer expusieron en la plaza del Ayuntamiento. Con cartón recrearon la iglesia de Santullano, con 'goma eva' el Palacio de los Deportes, un tricornio les sirvió para ubicar el cuartel de la Guardia Civil, esponjas y estropajos con palillos simularon árboles y caucho negro hizo las veces de asfalto... Una elaboración totalmente artesana que sirve, dicen, para que la ciudadanía se haga a la idea del ámbito que se quiere transformar y para que propongan sugerencias sobre cómo conseguir que el tramo urbano de la 'Y' sea realmente una calle.

Quieren decirle al equipo de gobierno que «esto es participación ciudadana y no imponer un proyecto», como consideran que está haciendo el PP en el proceso. Hace meses que la plataforma «echó» al Ayuntamiento de su forma de imaginar un bulevar, y el gobierno local decidió continuar con un concurso de ideas que ahora está pendiente de votación. Tres proyectos «muy diferentes entre sí que no se basan en las conclusiones de los talleres que realizamos», lamentó ayer Belén González. Que no reducen el tráfico ni conecta barrios «con soluciones urbanas», apuntó Manuel Carrero.

¿Una losa?

El que acapara un mayor número de miradas es el diseño presentado por José Miguel Cinos Garrote, del estudio Cinos Arquitectos, que incluye una losa con un presupuesto de 18 millones de euros. Fue el que el jurado eligió como ganador. La votación popular, de hecho, debe recibir 5.000 apoyos para considerarse válida. En caso contrario, el proyecto seleccionado será el escogido por el jurado. El resultado del concurso, sin embargo, no es vinculante y el Ayuntamiento puede optar por un proyecto concreto o una mezcla de varias propuestas. Algo que, según la plataforma Imagina un Bulevar, es el resultado de un «concurso dirigido», reprochó Carrero.

La maqueta que ayer llevaron a la plaza del Ayuntamiento representa la 'Y' tal y como está en la actualidad pero con piezas móviles. «¿Quitamos esta pasarela y ponemos un cruce?», preguntaba Alberto Villota mientras levantaba la estructura. Un grupo de niños añadía unos árboles a una zona verde pensando en hacerla más agradable. María Ángeles Ramos salió a dar un paseo por El Antiguo y se encontró con el montaje. Preguntó de qué se trataba porque «había leído que el Ayuntamiento quería hacer algo» en la zona, pero no tenía muy claro qué. Allí le explicaron la intención municipal y ella consideró que «cuanta más zona verde mejor, cuanto más espacio haya para desahogar San Julián de Los Prados, mejor». Ante la posibilidad de construir allí una losa dudó, porque «ganaríamos espacio» aunque Alberto le sugirió que «la contaminación que afecta a la zona iría por debajo de la tierra y no solucionaría el problema». La mujer consideró la situación.

Nacho Fernández, de la plataforma, lamentó la «manipulación» que, dijo, ha realizado el equipo de gobierno de la iniciativa de participación ciudadana que impulsó el colectivo y pensó que «pasará como todos los grandes proyectos electorales, que quedará en el cajón de las ideas que nunca llegan a realizarse». Imagina un Bulevar, sin embargo, no se da por vencida y pretende seguir reivindicando una transformación de la 'Y' según sus consideraciones: sin proyectos millonarios y recogiendo las voluntades de los vecinos. No solo los de Ventanielles y Teatinos porque el cambio «beneficiará a toda la ciudad», defienden.

Por su parte, Alberto Durán, valora lo ocurrido con el Ayuntamiento como algo que se veía venir: «Desde el principio quiso comerse el movimiento». Su propuesta, con una maqueta sobre la que hacer cambios, es «un ejemplo de cómo se hace política». Desde su punto de vista, el Ayuntamiento «anuncia» un proceso participativo «falso», aparte de próximo a las elecciones.

El Consistorio defiende, sin embargo, una postura opuesta y considera que son los miembros de la plataforma quienes quieren imponer su idea y rechazar de forma tajante la construcción de una losa. Del 27 de abril al 6 de mayo los ciudadanos podrán votar cuál es la solución que más les convence: una losa, un proyecto que planea un cambio paulatino a acometer en diez años por 9 millones de euros, o el tercero con un bulevar y zonas verdes por 11 millones de euros.