Agustín Iglesias Caunedo «tiende la mano a otros grupos políticos» para formar gobierno

Agustín Iglesias Caunedo charla con Emilio Huerta en el Campo San Francisco. /
Agustín Iglesias Caunedo charla con Emilio Huerta en el Campo San Francisco.

Con la posibilidad del «tripartito» sobre la mesa advierte de que Taboada «será la alcaldesa con menos apoyos de la historia»

ANA SALASOviedo

El PP presentará la candidatura de Agustín Iglesias Caunedo a la Alcaldía en el Pleno del 13 de junio, confirmó ayer el alcalde en funciones que acudió a la tradicional celebración del Martes de Campo en el parque de San Francisco. El lunes lo dedicó a estudiar los resultados con su equipo de trabajo, unos números (37.088 votos que le dan 11 concejales) que no son suficientes para gobernar en solitario. Ayer volvió a mostrarse ante los medios de comunicación tras la valoración del domingo, y ofreció «la mano tendida hacia otros grupos políticos» para formar un gobierno: «Estamos dispuestos a negociar». Evitó pronunciarse sobre si ha iniciado contactos con otras formaciones. En caso de que las hubiera, y «si buscan un fin, deberían hacerse con normalidad y sin aspavientos, no se trata de presumir de que se está negociando», dijo.

Preguntado quien ayer ejerció de portavoz de IU, el edil en funciones Emilio Huerta, por la posibilidad de un pacto con el PP después de haber dado su apoyo para la aprobación de dos presupuestos, lo rechazó tajantemente: «No tenemos nada que pactar con el PP. Está fuera de juego y si hay acuerdo lo que tendrá que hacer será desalojar las oficinas», zanjó. Caunedo advirtió de que en el pasado mandato llegó a acuerdos «no solo con IU, también con PSOE y con Foro» consciente, sin embargo, de que el escenario ahora es bien distinto y de que la opción de un tripartido adquiere fuerza. Un gobierno a tres bandas entre Somos, PSOE e IU con Ana Taboada como alcaldesa es el escenario que se vislumbra, a pesar de que Caunedo insistió en que la suya fue la lista más votada: «Será la alcaldesa con menos apoyos de la historia con seis concejales en un Pleno de 27», y dejó la puerta abierta a una «moción de censura» y a la inestabilidad de los próximos cuatro años en lugar de a un «gobierno estable de centro derecha».

El que será portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Luis Pacho, descartó ayer contactos con ninguna formación, e insistió en que «nunca estaremos en un gobierno a cambio de sillones», solo pactaría en caso de llegar a un acuerdo programático. Pero sus dos concejales no le sirven al PP para obtener la mayoría con la que gobernar, por lo que esta opción, en principio, se descartaría siendo la del gobierno de la izquierda la única que suma 14 ediles en global.

Los contactos entre los tres, Somos, PSOE e IU, tampoco han comenzado de momento. Hoy Somos tendrá una reunión para decidir cuál será su línea y marcar el «ritmo de trabajo», explicó ayer Ana Taboada, quien insistió en que «el proceso de cambio» que planea sobre el municipio parte de un proyecto pensado «a largo plazo y no solo para el 13 de junio» y que, por lo tanto, debe «tener cimientos, ser claro y estar basado en una política para la gente». El jueves, por tanto, podrían comenzar las negociaciones: «Apostamos por liderar el cambio» manteniéndose firmes en sus «líneas rojas» que pasan por, entre otras cosas, una auditoría de la deuda municipal, plan de rescate ciudadano y la limitación de salarios de los altos cargos.

El PSOE tendrá mucho que decir en este posible pacto al ser la tercera fuerza más votada con cinco concejales, uno menos que Somos. Taboada confía en que su candidato, Wenceslao López, «dé un paso hacia adelante» y consigan firmar un acuerdo de gobierno en el que también es necesaria la presencia de IU.

Desde la coalición se han mostrado dispuestos a pactar. Se le ha echado en cara una cierta urgencia en la concreción del futuro ejecutivo local. Ayer el concejal electo Roberto Sánchez Ramos excusó que «la prisa a IU se la están metiendo los ciudadanos. Queremos bailar al son que marca la ciudadanía y ha decidido en las urnas que quiere un gobierno de izquierdas. Tenemos prisa por bailar, por sentarnos a negociar un gobierno para los próximos cuatro años». Algo que, sin embargo, no depende solo de IU y sus tres concejales en el futuro Ayuntamiento.

Emilio Huerta cree que «el mayor problema» al que se enfrentan a la hora de un pacto entre los tres partidos es «el secuestro del PSOE de Oviedo por parte de la FSA». Le pidió a López «que tenga la valentía» de invertir la situación y recordó que en el anterior mandato impidió apoyar a IU permitiendo así un gobierno del PP. «A ver quién es el guapo de los tres que no permite un gobierno de la izquierda en Oviedo después de 24 años» de populares, retó.

El secretario de la AMSO y quien se convertirá en portavoz del PSOE en el Consistorio evitó ayer realizar declaraciones. Fuentes socialistas, sin embargo, lamentaron las palabras de Huerta considerándolas «estupideces y estridencias» de un concejal en funciones que abandonará la política activa. «Lo que se necesita ahora y lo que pide la ciudadanía es mesura y responsabilidad», apuntaron desde el PSOE local.

Huerta tuvo palabras para todos. Confió en que a Taboada «no le entre el canguelo de ser alcaldesa», algo que, en su opinión, es en lo que debería convertirse siguiendo los votos de la ciudadanía. Entendió que conseguir seis concejales y verse con opciones de gobernar le «cogió a destiempo» pero confió en que tanto Somos como el PSOE «resuelvan» sus posturas internas esta semana porque «para el 13 de junto tiene que estar resuelto». Desde el punto de vista programático «no va a haber problema porque coinciden en un 90%» los de los tres partidos, aseguró.

El domingo Wenceslao López, después de conocer los resultados electorales, dio por hecho un pacto con Somos y que Ana Taboada se alzara como la primera alcaldesa de la ciudad (a excepción de Eloína Suárez que ejerció de regidora en funciones cerca de un año entre 1978 y 1979). El lunes se mostró cauto al respecto. Ayer no se pronunció esperando quizá a las directrices del partido, pendiente de un acuerdo que le permita gobernar un parlamento en el que ha obtenido 14 diputados cuando la mayoría está en 23. Podemos jugará un papel clave también en el Principado.

Taboada, sin embargo, defendió seguir una línea «independiente» a la de Podemos tanto a nivel nacional como regional, entre otras cosas por tratarse de una candidatura de unidad popular: «Somos es más que Podemos. No dependemos de que nadie diga en qué linea tenemos que trabajar», apuntó. A la pregunta de si se ve como la próxima alcaldesa responde de forma prudente: «Se verá», dice la abogada que ha conseguido, al menos, hacer creer que un cambio de política es posible en una ciudad en la que muchos no conocen a un alcalde de otro signo político que no sea el PP.