Muti llega hoy a Oviedo para poner en escena su 'Falstaff'

Riccardo Muti, durante la entrega del Príncipe de las Artes. /
Riccardo Muti, durante la entrega del Príncipe de las Artes.

El maestro celebrará su cumpleaños en Asturias solo tres días antes de dirigir en el Campoamor la ópera de Verdi, cuyo montaje ya ha comenzado

A. VILLACORTA

Todo está preparado para que esta tarde desembarque en Oviedo el maestro Riccardo Muti, quien, tras el éxito internacional obtenido la semana pasada en Italia, pondrá en escena 'Falstaff', de Giuseppe Verdi, en el Campoamor. Una producción, por cierto, que ya se está montando en el teatro desde ayer con vistas a las funciones que tendrán lugar el viernes y el sábado.

También el domingo comenzaron a llegar a Asturias los técnicos italianos que, junto a los del coliseo ovetense, se encargarán de los aspectos técnicos de la producción, mientras que hoy será el turno de la expedición procedente del Festival de Ravenna, encabezada por el maestro Muti, que además festejará en la ciudad su cumpleaños (nació el 28 de julio de 1941 en Nápoles).

Serán, en total, unas 150 personas -entre cantantes, músicos y técnicos- las que estarán en Oviedo para sacar adelante la producción el próximo fin de semana. Asimismo, los ensayos técnicos comenzaron ayer, mientras que mañana tendrá lugar el ensayo general previo a las funciones del viernes y el sábado.

La producción se pondrá en escena inmediatamente después de haber sido representada en Ravenna y la orquesta Luigi Cherubini viajará con Muti a continuación al Festival de Salzburgo para representar la ópera 'Ernani', también de Verdi. Por lo tanto, sólo Ravenna, Oviedo y Salzburgo acogerán en Europa funciones de ópera de uno de los grandes directores de nuestro tiempo.

Riccardo Muti está considerado el mejor director verdiano que existe. Ha estado dos décadas al frente de la Scala de Milán, dirige desde hace 44 años en el Festival de Salzburgo y es director titular de la Sinfónica de Chicago. También ha estado al frente de las más importantes orquestas del mundo. Entre ellas, la Filarmónica de Viena, de la que es director honorario, la Filarmónica de Berlín o la Filarmónica de Nueva York. Y, en 2004, fundó su propia orquesta, la Luigi Cherubini, con el objetivo de formar a nuevos músicos. El regreso del director italiano, que en 2011 recogió en sobre las tablas del Campoamor el Príncipe de las Artes, se espera con expectación.