Wenceslao López: «El trabajo de la factoría de Trubia debe corresponderse con el empleo»

El alcalde, ayer con los representantes de los sindicatos. /
El alcalde, ayer con los representantes de los sindicatos.

A. S. OVIEDO.

El alcalde, Wenceslao López, exigió ayer que «las expectativas en la carga de trabajo se correspondan con el empleo» que debe crear Santa Bárbara en la fábrica de armas de Trubi. Lo hizo después de mantener una reunión con miembros del comité de empresa de la factoría y representantes de UGT y CC OO. Se comprometió a solicitar una reunión con los responsables de la empresa en España y del Ministerio de Defensa, a quien pedirá colaboración para «conseguir de la empresa que cumpla compromisos».

La compañía ya ha avanzado su intención de contratar a, al menos, a 16 personas de manera temporal además de otros cambios que garantice la producción las 24 horas para entregar a tiempo al Ministerio de Defensa las 33 barcazas que realizan en Trubia. El alcalde, sin embargo, reclamó a la empresa que no solo cuente «con trabajadores eventuales, sino con trabajadores fijos». Pidió la incorporación de los 55 despedidos y de otros trabajadores que salieron de la factoría a través del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y que aún está en aplicación. Damián Manzano, secretario general de Industria de CC OO, recordó que tanto los despedidos como los «70 relevistas son necesarios para hacer frente a la producción».

El secretario general de la Federación del Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT de Asturias, Eduardo Donaire, lamentó que «la excusa de la compañía de que los despedidos no cumplen con el perfil necesario para los nuevos puestos de trabajo es una falacia». En su opinión, la empresa debería «formarlos» en lugar de contratar a otras personas. Y, desde luego, «no podemos consentir que los trabajadores peleen entre ellos por un empleo», advirtió Manzano porque «hay capacidad para el conjunto de ellos».

Junto al presidente del comité de empresa, Esteban Elorza, y al representante de UGT en la fábrica, Marino Fernández Hevia, transmitieron al alcalde que la empresa mira al futuro «de aquí a diez años de forma positiva». De ahí que López quiera «mantener, fortalecer y asegurar» el empleo en Trubia.

Actualmente la carga de trabajo «ronda el 100%» y la previsión es que aumente, aseguró el presidente del comité de empresa. Donaire, por su parte, recordó a Santa Bárbara que cuando cerró la fábrica de armas de La Vega «dijo que no sobraba nadie», aunque desde entonces la plantilla se ha ido reduciendo hasta casi a la mitad.

Ayer, los sindicalistas consiguieron el apoyo del alcalde de Oviedo que antes se lo dio a los despedidos para reclamar a Santa Bárbara que «cumpla con la ciudad, reincorpore a los despedidos y cree más empleos» para los que dejaron la factoría. Los 55 preparan movilizaciones para septiembre.