Jornada de sensibilización en Trascorrales del Teléfono de la Esperanza

Hilario Paz García y la concejal Marisa Ponga, ayer, en la presentación de las actividades. /
Hilario Paz García y la concejal Marisa Ponga, ayer, en la presentación de las actividades.

C. GARCÍA

Los voluntarios del Teléfono de la Esperanza cumplen 40 años poniendo ganas a la vida. Para celebrarlo y destacar la importancia de escuchar a los demás han organizado para hoy diversas actividades en la plaza de Trascorrales. Se trata de la jornada 'Ponle ganas a la vida' que surgen con motivo del día internacional para la prevención del suicidio. Los actos comienzan a las once y media de la mañana hasta las nueve de la noche.

El presidente del Teléfono de la Esperanza, Hilario Paz, presentó ayer los actos junto a la concejala de Atención a las Personas, Marisa Ponga (PSOE). El objetivo no es otro que «aportar ilusión» y buscar soluciones a los problemas y ayudar a las personas que pasan por una mala situación. Es «poner vida a la vida», en unan jornada «festiva» y «de mucha esperanza».

Los que se acerquen disfrutarán de proyecciones sobre «el valor de vivir», podrán además participar «aportando luz y ganas de vivir», o con fotografías o frases en los que reflejen sus motivos para seguir adelante. Todos los que lo visiten podrán además colocar una vela en Trascorrales. A las nueve de la noche encenderán todas «para aportar luz». «Se trata de transmitir energía. El mejor remedio para las personas es la escucha, porque eso nos hace sentirnos importantes para los demás», puntualiza el presidente de la organización en la que colabora un centenar de voluntarios.

Dentro del programa está previsto que a las seis de la tarde el futbolista Diego Cervero lea un manifiesto. Y sobre las nueve menos cuarto se reunirán para un 'flashmob' (mover la vida a través de una danza). Cerrarán la jornada encendiendo todas las velas.

Por su parte, Marisa Ponga recalcó que este tipo de actividades «contribuyen para que la labor de los voluntarios llegue a más gente» y recalcó el apoyo del Ayuntamiento a las instituciones. «Son actividades que unen lo lúdico y la toma de conciencia».