Un incendio calcina un restaurante en Oviedo y deja dos intoxicados leves

El fuego generó una intensa humareda en la zona./
El fuego generó una intensa humareda en la zona.

Los vecinos del inmueble abandonaron el edificio por sus propios medios y aguardaron tras el cordón policial instalado también en Trascorrales

IDOYA REYOVIEDO

Un intenso humo inundó sobre las siete de la tarde de hoy la calle Cimadevilla e inmediaciones tras producirse un incendio en el restaurante La Genuina. El encargado del local y una camarera apenas tuvieron tiempo de abandonar el establecimiento y fueron atendidos inmediatamente por voluntarios de Protección Civil que tardaron tan solo unos minutos en llegar al lugar de los hechos. Lograron salir del restaurante con el rostro y sus prendas negras por el humo y el hombre fue trasladado hasta el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) con una intoxicación leve. Su estado no revestía gravedad.

Un camión del servicio de limpieza arde en la calle Uría

El Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de la ciudad tuvo que intervenir también hoy, apenas un par de horas después del incendio declarado en un restaurante de Cimadevilla, para sofocar las llamas de un camión del servicio de Limpieza de la ciudad. Fue sobre las nueve de la noche cuando el vehículo ardió en pleno centro, en la calle Uría, a la altura de Milicias Nacionales.

La Policía Local se personó también con rapidez, según los testigos, en el lugar y acordonó la zona que prácticamente era ya inaccesible para los viandantes. La calle Cimadevilla quedó cortada y también el acceso por la calleja de los Huevos desde la plaza de Trascorrales. Tras el cordón aguardaban los vecinos de las diez casas habitadas en el inmueble que abandonaron el edificio por su propio pie. «Nos llamaron al timbre y avisamos a todas las puertas para bajar a la calle. Solo tuve tiempo de coger las llaves. Deje hasta la tele encendida», decía María José Subirana. Otra de las residentes, con su familia fuera del piso, alertó a los bomberos de la presencia de dos animales en la casa. Dos gatos que los efectivos de bomberos comprobaron estaban en buen estado. El Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de la ciudad trabajó sin pausa, aunque algunos testigos se quejaron por su tardanza. Desde el servicio aclararon que tardaron seis minutos en llegar desde la recepción de la llamada. Creen que el origen del incendio ocurrió entre las cocinas y la oficina y en principio la estructura del edificio no parecía estar afectada, según informaron fuentes municipales. El local inferior, otro restaurante se vio afectado por una filtración de agua. Los vecinos regresaron a sus casas sobre las diez y media de la noche.