Usuarios y empleados constituyen una plataforma en defensa de El Asturcón

Un momento de la reunión de la plataforma./
Un momento de la reunión de la plataforma.

Estudian demandar al Ayuntamiento y a la empresa concesionaria, Urbaser, por un posible incumplimiento del contrato

I. REY

Los trabajadores del complejo ecuestre El Asturcón, sus usuarios y los propietarios de los caballos que allí habitan se reunieron ayer para formalizar la creación de la plataforma de afectados por el cierre de El Asturcón y analizar sus líneas argumentales y posibles medidas a adoptar ante el cierre del centro que prevé acometer el Consistorio.

millones costó la construcción del centro hípico, que el Ayuntamiento estudia ahora cerrar o dedicar a otros usos. El alcalde anunció que, en caso de cierre, se realizará el 31 de diciembre. Usuarios, empleados y propietarios de caballos han creado una plataforma contra el cese y planean protestas.

Así, convocarán próximamente una manifestación desde el hípico, en el límite con el concejo de Llanera, hasta la plaza del Ayuntamiento para tratar de impedir que ese anunciado cierre se lleve a cabo. Están dispuestos a llegar también a los tribunales y, de hecho, ya estudian una posible demanda contra el Consistorio y la empresa concesionaria, Urbaser, por un posible incumplimiento de contrato. «Analizaremos todos los resquicios legales para tomar una decisión y acudir a la vía judicial», explicó uno de los portavoces, Javier Pérez-Boudón.

La plataforma tiene 100% abierta la vía del diálogo y pedirá reuniones con todos los grupos municipales para expresar su posición. «Creemos que se pueden compartir las instalaciones con otras actividades deportivas siempre que la hípica sea la columna vertebral de El Asturcón», puntualizaron. A este respecto, y analizando la propuesta lanzada como alternativa para crear una ciudad deportiva del Real Oviedo en los terrenos, en la plataforma quieren resaltar la imposibilidad del cambio de uso. «El Ayuntamiento podría enfrentarse a unas indemnizaciones astronómicas porque para crear el centro ecuestre se expropiaron muchos terrenos. Se hizo para un uso hípico y si se cambia esos propietarios podrían reclamar esa indemnización. Creemos que ese anuncio es un globo sonda», indican.

En la reunión mantenida ayer, los propietarios de caballos también mostraron su preocupación por el futuro de los animales. Muchos de sus propietarios pueden pagar las tasas de un centro municipal, pero no podrían afrontar las de uno privado. Hablan incluso de sacrificar a los animales en caso de que el cierre se materialice. «Queremos dejar claro que lo que ocurrió en El Asturcón es un problema de gestión de las instalaciones y los usuarios no tenemos culpa», insisten los afectados.