El FICARQ estudia cuál será su sede para 2016 y no descarta dejar la región

Ana Muriel, Chus Neira y Maite Cantón en su sala de reuniones donde ultiman la programación. /
Ana Muriel, Chus Neira y Maite Cantón en su sala de reuniones donde ultiman la programación.

Mantiene a Oviedo entre las apuestas de un festival que realizará algo totalmente innovador: «La primera proyección de cine interactiva»

IDOYA REY

El Festival Internacional de Cine y Arquitectura (FICARQ) fue un sueño, uno que nació hace tres ediciones en la mente de Ana Muriel, la fundadora, y que ahora no deja de crecer. Como si comenzara una nueva etapa en tan solo cuatro años, el FICARQ ya tiene su proyecto totalmente innovador para la edición de 2016. La programación, aparte de las proyecciones habituales de todo festival, creará una suerte de ecosistema para cineastas y arquitectos en el que convivirán las tres dimensiones, la realidad virtual y la interactividad. De hecho tienen previsto proyectar «la primera exhibición cinematográfica interactiva que se haya hecho». Lo que todavía estudian es en dónde se realizará esa exhibición.

Sobre la mesa, la organización del FICARQ tiene cuatro propuestas, entre ellas la de Oviedo, sede a donde se trasladó el pasado verano un festival que apuesta desde su comienzo por Asturias. «El contenido lo tenemos claro y se irá desvelando. Es una programación muy potente porque el festival está creciendo mucho», explica la fundadora. El festival se ha financiado, cuentan, hasta el día de hoy prácticamente con fondos privados, con sponsors nacionales e internacionales que siguen llegando «porque es un festival en progresión». Aunque con ese despegue, el FICARQ precisa de un apoyo institucional «claro».

Dicen los líderes del proyecto que el lema de este año será 'Las ciudades de futuro' y que precisamente quieren que la urbe sede se beneficie de esa proyección que, aseguran, está tomando el festival. En la primera quincena de febrero anunciarán el lugar y la fecha, siempre entre los meses de junio y julio, que mostrará esa innovadora edición. Entre esas cuatro alternativas, además de Oviedo, figura alguna opción fuera de Asturias que dejaría a la región si el festival. Pero también se baraja que haya un cambio de modelo con proyecciones en diferentes sitios.

Lo que sí pueden confirmar ya es esa proyección interactiva que se realizará del clásico 'Blade Runner'. La idea es, a través de una aplicación, mostrar detalles de cada fotograma que los asistentes podrán ver en sus teléfonos móviles, como por ejemplo quién es el actor que sale en pantalla o quién diseñó el edificio que se ve en el plano. Además, los espectadores podrán comentar en un chat la película. «Es una exhibición de cine clásica, pero desde otro punto de vista. Es un cambio de paradigma, algo así como 'enciendan sus móviles antes de ver la película'», explica Chus Neira, director de la revista nacional 'CA Magazine', vinculada al festival y que acaba de estrenar su quinto número, con nuevo diseño y más contenidos.

Más de 15.000 espectadores

Los datos que ha desprendido el festival en sus tres ediciones de vida hablan de un balance de más de 15.000 espectadores. Eso, lo que deja el patio de butacas, pero lo que hay detrás, cuenta Maite Cantón, responsable de marketing, son más de 100 empresas, pymes y micropymes locales, subcontratadas para el evento y más de 75 puestos de trabajo directo. «Hablamos de las cifras globales de las tres ediciones donde se han invertido 700.000 euros que proceden de inversores privados. En los tres años, el festival solo ha recibido 4.500 euros de subvención», expresan. Dicen que el festival es barato, en comparación con otros, sin que suponga una merma en la calidad. Cuesta «unos 200.000 euros y se han proyectado películas que luego fueron a festivales como el de San Sebastián. Fueron estrenos», señalan. Ahora solo queda saber dónde estará este año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos