Obras que hablan por sí mismas

Los autores de las obras con sus monitoras, el director de la Fundación Vinjoy, Aldolfo Rivas; la edil Marisa Ponga; y la directora de Servicios de Proximidad, Lina Menéndez. /
Los autores de las obras con sus monitoras, el director de la Fundación Vinjoy, Aldolfo Rivas; la edil Marisa Ponga; y la directora de Servicios de Proximidad, Lina Menéndez.

La Fundación Vinjoy inaugura la muestra 'Voces pintadas' con los trabajos surgidos de su Centro de Normalización a través del Arte

IDOYA REY

Pinturas con las que expresar libremente los anhelos, obras con las que poder suplir las necesidades de contar lo que se siente. Eso es lo que para muchos significa el arte y ni más ni menos que lo que puede disfrutarse hasta el próximo 7 de febrero en la sala de exposiciones del Auditorio Príncipe Felipe. Pueden sentirse esas 'Voces pintadas' por los alumnos del Centro de Normalización a través del Arte de la Fundación Vinjoy.

«Esto no es una exposición con los trabajos de fin de curso. Es otra cosa, es una muestra de arte. Nosotros les hemos acompañado y ellos lo devuelven con esta exposición», subrayaba ayer el director y gerente de la Fundación, Adolfo Rivas, entusiasmado con la concurrida inauguración de la muestra formada por 12 obras de gran formato y al menos el doble más pequeñas. Igual de emocionados estaban los artistas y las monitoras, Sandra Estrada y Judith Tascón, del programa que trabaja con personas con discapacidad intelectual y psicosocial. «Este es el culmen de un año lleno de creatividad, alegría, comprensión y unión. Es un programa a apoyar», aseguraba la artista y monitora Sandra Estrada. Aunque no hacía falta describir ese ambiente. Se notaba. Los artistas explicaban sus obras a todo aquel que se acercara a contemplarlas y se elogiaban unos a otros entre análisis artísticos. «Lo que yo expreso es la fuerza de voluntad del espíritu. Pensaba que cuando tienes un mal día debes estar en pie y tirar y así lo representé. También están esos días de alegría en forma de flores», expresaba la autora Eva Rodríguez. Lo explicaba aunque ella, que hasta hace un año nunca había pintado un cuadro, prefiere que la gente saque sus propias conclusiones. «Lo único que quiero es que el arte sirva para pensar, para que la gente busque su propio sentido», insistía.

 

Fotos

Vídeos