El cordobés Rafael Arenas Moreno, nuevo director de la fábrica de armas de Trubia

Rafael Arenas Moreno. /
Rafael Arenas Moreno.

Santa Bárbara Sistemas anuncia el nombramiento del ingeniero superior industrial seis meses después del cese de su predecesor

I. REY

Santa Bárbara Sistemas ha anunciado el nombramiento de Rafael Arenas Moreno como director de la fábrica de armas de Trubia. El ingeniero superior industrial, oriundo de Córdoba, llega al centro asturiano tras ostentar cargos en diferentes áreas de la empresa, así como «puestos de liderazgo en la ejecución de las operaciones de la misma», confirmaron fuentes de Santa Bárbara Sistemas.

Desde julio del año 2012, Arenas Moreno desempeñó el puesto de director en la fábrica de Alcalá de Guadaira y durante su carrera profesional también desarrollo puestos de jefatura, tanto en operaciones como en producción, almacenes, mantenimiento y aprovisionamiento, en la misma fábrica.

El ingeniero cordobés entró en la empresa en noviembre de 2001, antes había trabajado en empresas del sector de la automoción, como Delphi Automotive System y General Motors España, donde también desempeñó diferentes cargos de responsabilidad

Desde hace seis meses, la fábrica contaba con un director provisional. Santa Bárbara Sistemas cesó en octubre al anterior director de la fábrica de armas Francisco Espinosa Muñoz. Lo hizo, según explicaron en su momento, por «razones organizativas» tras cinco años en el puesto. El director senior de organización José Andrés López, responsable de todas las factorías estatales, cogió el relevo durante estos meses.

La multinacional tomó la decisión del cese en un momento complicado para la factoría. Sobre todo por el conflicto social derivado del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supuso, tras el cierre de La Vega en 2012, la salida de 246 obreros a través de bajas incentivadas, prejubilaciones y 55 despidos, trabajadores que prosiguen con sus movilizaciones. Lejos de apaciguarse la situación, hace menos de un mes el Juzgado de lo Social número 6 de Oviedo anuló las contrataciones externas en la fábrica de armas de Trubia, obligando a la empresa Santa Bárbara a negociar dichos contratos con los sindicatos. Los trabajadores presentaron una denuncia conjunta contra la decisión de la compañía de subcontratar determinadas tareas dentro de la factoría.