Despedidos de Trubia lamentan que «solo nos queda el fallo del Supremo»

La concentración, ayer, en la fábrica de Trubia. /
La concentración, ayer, en la fábrica de Trubia.

La lucha emprendida desde 2013 no ha logrado frutos. La empresa Santa Bárbara se niega a contratarlos directamente en grupo y la mediación política tampoco lo ha logrado

SUSANA NEIRA

55 obreros de la fábrica de armas de Trubia recogieron la carta de despedido, enmarcada en un plan de reestructuración que se saldó también con prejubilaciones y bajas incentivadas, y perdieron sus puestos de trabajo de manera forzosa el 10 de mayo de 2013. Hace tres años de aquella jornada, y desde entonces cada mes se concentran a las puertas de la factoría para reclamar su readmisión. Ayer, coincidiendo con el tercer aniversario, el respaldo fue mayor, con caras conocidas como la portavoz de IU, Cristina Pontón, o el exalcalde socialista Antonio Masip.

El colectivo, vestido con las camisetas azules, volvió a desplegar la pancarta 'General Dynamics. Santa Bárbara. Readmisión de los despedidos' en la entrada de la fábrica trubieca. Una concentración que cortó el tráfico durante unos minutos.

La lucha emprendida desde 2013 no ha logrado frutos. La empresa Santa Bárbara se niega a contratarlos directamente en grupo y la mediación política tampoco lo ha logrado. «Solo nos queda el fallo del Supremo y el problema ya no es que llegue tarde, sino qué va a fallar», explicó ayer un portavoz de los despedidos, que confió que en que les sirva para recuperar sus puestos de trabajo. Lamentó, además, el escaso respaldo político y sindical en estos últimos 36 meses. También, que la bolsa de empleo pactada entre la dirección y los sindicatos «no fue creada para nosotros».