La Balesquida ovaciona a Carmen Ruiz-Tilve

La cronista oficial de Oviedo, Carmen Ruiz-Tilve, recibe la décima capilla de la Balesquida arropada por José Antonio Alonso y Javier Gómez Tuñón.  /
La cronista oficial de Oviedo, Carmen Ruiz-Tilve, recibe la décima capilla de la Balesquida arropada por José Antonio Alonso y Javier Gómez Tuñón.

La institución concede a la cronista oficial de Oviedo la medalla de oro y destaca su entrega a la ciudad a lo largo de su vida profesional

ROSALÍA AGUDÍN

La Sociedad Protectora de La Balesquida ha dado ayer su máxima distinción a la cronista oficial de la ciudad, Carmen Ruiz-Tilve, al concederle su medalla de oro. A lo largo de este acto de homenaje, el vicepresidente de la sociedad, Javier Gómez Tuñón, destacó que lo que más le caracteriza a esta escritora «son sus ojos, su mirada» que representan «el faro y la guía de esta ciudad». Su forma de narrar ha sido «siempre dulce y poética», elogió.

Gómez también relató algunos de los hechos destacables de la vida de Ruiz-Tilve. «Su historia se construyó alrededor de la lectura y las conversaciones que escuchaba en su casa». «La sabia pluma de Carmen ha hecho que se mantuviesen vivos personajes y paisajes de Oviedo», señaló el miembro de la junta directiva.

Por su parte, Ruiz-Tilve afirmó estar «muy contenta» de recibir esta distinción y manifestó su satisfacción de ser desde hace muchos años socia protectora de la Balesquida y ahora miembro de honor. De forma paralela, repasó los principios de esta asociación y explicó que «antes de la guerra civil, esta sociedad estaba cansada y casi desaparece», pero gracias «a un grupo de ovetenses, que decidió revivirla, estamos hoy aquí» y ahora está más «viva» que nunca.

«La Balesquida siempre estuvo ligada al comercio porque Oviedo son las tiendas». «Muchos de los ciudadanos de la provincia vienen a la ciudad en otoño para comprar la gabardina para sus hijos», ironizó. Debido a esta conexión, Ruiz-Tilve realizó un repaso de las tiendas clásicas que poco a poco han ido desapareciendo. «Ya no están La Marsola, Flores La Gruta, La Suiza,... Además, en Paulo, situado en la calle Cimadevilla, todas hemos comprado un 'collarín' o un pendiente en primavera».

Tras estas palabras, Ruiz-Tilve también tuvo un gesto con los comercios de toda la vida que aún siguen prestando su servicio a los ovetenses y que son la «carnicería Arrieta y óptica Quesada». Esta enumeración hizo que el público asistente a este acto, celebrado en el teatro Filarmónica, recordase algunas de las compras que realizó en estas tiendas.

Ruiz-Tilve, igualmente, quiso realizar un homenaje al exdirector del Real Instituto de Estudios Asturianos (Ridea), Ignacio Ruiz de la Peña, que falleció el martes, ya que era un «amigo». «Nos están faltando continuamente compañeros», destacó emocionada.

Las actividades del Martes de Campo continuarán el sábado con la celebración de la 'Mañana infantil', donde los más pequeños de la casa podrán disfrutar de juegos tradicionales asturianos, como es el caso de las carreras de lecheras, la pesca de la botella o la peonza. Este conjunto de actividades se desarrollarán desde las 10.30 hasta las 14.30 horas en el paseo de la Rosaleda.

 

Fotos

Vídeos