El PP pide políticas reales contra la homofobia, no pintar el arcoiris en los pasos de cebra

Gerardo Antuña insta al PSOE a «desvincularse» de la iniciativa de Somos e IU de modificar la ordenanza de convivencia

CECILIA PÉREZ

Los colores para la foto. Así se podría resumir la postura del Partido Popular ante la iniciativa del gobierno local de pintar con la bandera arcoíris algunos de los pasos de peatones de la ciudad con motivo de las celebraciones del Día del Orgullo Gay, que tendrá lugar el próximo 28 de junio.

La concejala del grupo municipal del PP, Belén Fernández Acevedo, criticó, a través de un comunicado remitido ayer a los medios, que el gobierno local «se quede una vez más en el gesto, motivado solo por su afán por salir en la foto». Aseguró que cualquier medida que se adopte a favor de la igualdad real será valorada positivamente, siempre que sean iniciativas reales que «supongan dar un paso más allá del gesto».

Según la edil popular, el ejecutivo municipal lleva más de un año gobernando a golpe de «gestos» sin que se hayan anunciado o puesto en marcha «medidas que realmente favorezcan y eduquen en el respeto a la diversidad sexual, así como planes y propuestas contra la discriminación de las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales en el trabajo o contra el acoso escolar a menores por su orientación sexual», recoge el escrito.

En este sentido, los populares han remarcado que su formación siempre mantendrá su «absoluto compromiso con la erradicación de cualquier forma de discriminación, odio o violencia motivados por la orientación sexual».

«Desfachatez»

El PP también ha dejado clara su postura ante la intención de Somos e IU de modificar la ordenanza de convivencia. El portavoz adjunto popular, Gerardo Antuña, calificó esta iniciativa de «desfachatez» y aseguró que iniciarán una campaña para defender que se mantenga la actual norma.

Apeló a la «racionalidad y responsabilidad» para aplicar la ordenanza. También lanzó un mensaje al grupo municipal socialista, tercer socio de gobierno, al que pidió que se desvinculen de esta iniciativa. «El PSOE no puede seguir cayendo tan bajo siguiendo las propuestas de SOMOS e IU.

La postura de estos dos grupos políticos se basa en hacer una revisión general de la Ordenanza de Convivencia, más que de puntos concretos. Desde Somos aseguran que todo es cuestión de «filosofía». Fuentes cercanas al grupo municipal afirmaron que lo que se pretende es hacer una revisión desde el punto de vista de la defensa de los derechos civiles. «La convivencia es cuestión de cultura y educación y esto es lo que hay que fomentar», aseveraron.

Por su parte, Izquierda Unida pretende contar con la colaboración y la opinión de expertos en temas sociales, de juventud o de salud. «Estos colectivos serán los encargados de decidir qué puntos de la ordenanza se pueden cambiar», avanzaron desde el grupo municipal de Izquierda Unida.