El psicoesteta Ramiro Fernández, elegido 'Ovetense del Año'

El jurado del 'Ovetense del año' se reunió ayer en Casa Conrado. /
El jurado del 'Ovetense del año' se reunió ayer en Casa Conrado.

El jurado le otorga el galardón por unanimidad por su trayectoria profesional y le considera «el gran relaciones públicas de la capital»

C. P.

El psicoesteta Ramiro Fernández sucederá al oftalmólogo Luis Fernández-Vega como 'Ovetense del Año', en esta ocasión del presente 2016. El jurado, integrado por distintas personalidades de la ciudad y del que forma parte EL COMERCIO, se reunió ayer en Casa Conrado y decidió por unanimidad otorgarle este galardón, que concede la revista 'Vivir Oviedo', dirigida por Santiago González-Alverú.

'Ovetense del Año'. Es el galardón que concede la revista 'Vivir Oviedo', que dirige Santiago González-Alverú.

Objetivo. Se otorga anualmente a la persona o institución que se haya destacado en defender, difundir o trabajar en pro de la capital del Principado y de Asturias.

Otros premiados. Desde Gabino de Lorenzo, Matías Rodríguez Inciarte, Luis Fernández-Vega o Agustín Iglesias Caunedo.

Aunque nacido en Aller, Ramiro Fernández es parte ya de Oviedo, en donde vive desde los diecinueve años y donde acaba de cumplir cincuenta años como peluquero, «profesión en la que siempre destacó, habiendo contribuido con su actitud a dignificar un oficio como nadie hasta el momento lo había hecho en España», según destacó ayer el jurado. Y durante estos años, también se ha convertido en un gran coleccionista, como demostró con la exposición 'La Barbería', en la que exhibió en la plaza de Trascorrales piezas relacionadas con su oficial que databan desde el siglo XVII a la actualidad.

Pero Ramiro Fernández tiene más facetas. Concejal por UCD con Luis Riera en el Ayuntamiento de Oviedo, «puede considerarse el gran relaciones públicas de la capital del Principado y como peluquero de la Selección Española ha llevado el nombre de Oviedo por todo el mundo». Porque por sus manos han pasado las cabezas desde Iker Casillas a Xavi Hernández, y de prácticamente todos los jugadores a los que peinó guarda anécdotas o incluso, secretos.

Muy querido por todos los carbayones su peluquería es lugar de encuentro de ovetenses de toda condición. A sus 73 años, Fernández sigue trabajando en su negocio «del que ha dispuesto que el día de mañana sea para sus trabajadores».

El jurado del 'Ovetense del Año' lo tuvo fácil ayer. Ramiro Fernández no encontró rival. Además de su dilatada experiencia como psicoesteta, su incursión en política o su amor por Oviedo, todos destacaron dos rasgos de su personalidad: «Su humildad y espíritu de trabajo». Ser el 'Ovetense del Año' es, símplemente, «el remate a toda una laboriosa vida de tijeras y peine en mano», como recoge el acta.

El galardonado recibirá como símbolo de este título una escultura del malogrado escultor asturiano Amador.

El galardón fue decidido ayer por Paz de Alvear, Antonio Virgili, Luis Francisco Toyos, José María de de Rato, Manuel Vega, Javier Antón, Eduardo Quesada, Ignacio Sánchez Vicente, Luis José de Ávila, Iñigo Tartiere, Miguel Ángel Fuente, Ignacio Arnott, Manuel Cosmen, Álvaro Faes, Ramon Iglesias, Rafael Francés, Marcos Luengo, Alvaro Entrialgo, Melchor Fernández José Landeira, Alberto Fernandez y Santiago González-Alverú, entre otros.