El alcalde defiende «la solidez legal» y la solvencia del acuerdo con el Ente Tributario

Rubén Rosón (Somos), el alcalde de Oviedo, Wenceslao López (PSOE) e Iván Álvarez (IU), antes de comenzar ayer la rueda de prensa. /
Rubén Rosón (Somos), el alcalde de Oviedo, Wenceslao López (PSOE) e Iván Álvarez (IU), antes de comenzar ayer la rueda de prensa.

Estima que el Principado controlará tan solo el 15% de los ingresos y que «el día a día» seguirá bajo gestión directa municipal

GONZALO DÍAZ-RUBÍN

El Ayuntamiento confirmó ayer que acepta las condiciones del Ente de Servicios Tributarios del Principado de Asturias y cederá la gestión del Impuesto de Actividades Ecoómicas (IAE), la viñeta y la recaudación en ejecutiva (los recibos que no se pagan dentro del plazo establecido) al Principado a partir del 1 de enero. Lo hará para los próximos cuatro años, lo que impedirá remunicipalizar el servicio como pretendía el equipo de gobierno. Será «una solución mixta», basada en un convenio que será aprobado a la carrera: hoy en comisión extraordinaria de Economía y mañana en un Pleno, también extraordinario. Si todo va bien, el Consejo de Gobierno del Principado lo ratificará el miércoles próximo, día 28. Se firmará y se enviará al BOPA para su publicación inmediata «y que esté vigente a todos los efectos el día 1 de enero», confió el alcalde, que expresó su deseo de «acabar con esto cuanto antes».

La rueda de prensa transmitió cierta sensación de cansancio. Los socios de gobierno, el concejal de Economía, Rubén Rosón, por Somos, y el de Personal, Iván Álvarez, por IU, cedieron todo el protagonismo al regidor. Fueron estos dos grupos políticos los que más incómodos se mostraron con el plazo de cuatro años que pedía el Principado y ha acabado por aceptar el Ayuntamiento. Ayer cerraron filas. Iván Álvarez agradeció al alcalde «el trabajo de estas semanas» y al Principado «haber estado a la altura». Sin divisiones.

López le restó ayer importancia. Habló de un plazo «razonable» que permitirá al Ayuntamiento «recuperar el conocimiento» y «en el futuro habrá que estudiar si recuperar la recaudación en ejecutiva, porque el IAE está domiciliado y la viñeta, en cambio, sí genera movimiento de gente». Defendió que cuatro años es el plazo mínimo en el que el Ente de Servicios Tributarios «recuperará la inversión o ni eso».

También minimizó la importancia de la cesión al ente tributario, porque «en el día a día una gran parte de la recaudación seguirá bajo gestión municipal». Los ingresos tributarios del Ayuntamiento son más de 150 millones de euros, expuso, «y los que va a gestionar el Ente son alrededor de 16 millones, un 11%». Según los datos del presupuesto en vigor sería algo más. En las cuentas de 2016 están presupuestados 17,5 millones; 11,2, por la viñeta y 6,3, por el IAE.

Insistió también en que no se trata de «una cuestión ideológica», sino que la Sindicatura de Cuentas ha señalado en varios informes que el modelo de gestión privada era ilegal, porque se «había cedido demasiado poder a la empresa».

Razones y ventajas

Después de «año y medio, en el que nos hemos encontrado múltiples dificultades», el convenio es un «acuerdo sólido, legalmente y a nivel de funcionamiento», celebró el alcalde. Para gestionar su parte, el Ayuntamiento ha ofertado siete plazas en comisión de servicios a los funcionarios municipales y trabaja ya para convertir el salón de recepciones de la planta baja de las Consistoriales en las nuevas oficina. «La Recaudación vuelve a sus orígenes», celebró el alcalde, para recordar que ahí pagaron sus tributos los ovetenses durante años. A veces las luchas se ganan».

Oposición

Los tres miembros del equipo de gobierno criticaron la postura de la oposición. López se preguntó si acaso pretendían continuar cometiendo una ilegalidad. Acusó también a PP y Ciudadanos de «defender los intereses privados de una empresa privada como La Auxiliar de Recaudación frente a los intereses de la ciudadanía». Rubén Rosón recordó que el acuerdo con el Principado es «muchísimo más económico», con un ahorro anual de unos cinco millones de euros.

La oposición, sin embargo, se reiteró en sus críticas. El portavoz adjunto del PP, Gerardo Antuña, calificó de «impresentable» que se convoque un Pleno para dentro de tres días para aprobar el convenio sin que la oposición tenga información alguna. Dudó de que existiesen informes que avalen el traspasado de la gestión al Principado y afirmó que es una más de la forma de gobernar del tripartito: «Chapuza tras chapuza», para «tapar su incompetencia con prisas, tratando de arrastrarnos a todos, al 'tira que libras'». Para el PP se trata de una «falsa remunicipalización de un servicio, sin informes que la justifiquen» y que ha destruido cuarenta puestos de trabajo.

El portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, también se sumó a las críticas. Puso en duda que haya personal suficiente en el Ayuntamiento para asumir su parte de la Recaudación y preguntó «qué va a pasar ahora con las personas que aprobaron el proceso selectivo». «El alcalde ni sabe ni contesta», denunció. O sí sabe, pero no contesta. Las plazas fueron creadas como esenciales. Si hay otra solución para atender el servicio sin ellos, dejarán de serlo.