El movimiento vecinal reconoce «la entrega» de las mujeres del concejo

Conchita Quirós, Fina Clemente, Ana Rosa Matías, Sara Fernández y Verónica García, las premiadas por la FAVO /
Conchita Quirós, Fina Clemente, Ana Rosa Matías, Sara Fernández y Verónica García, las premiadas por la FAVO

La Federación de Asociaciones de Vecinos premia a Fina Clemente, Conchita Quirós, las trabajadoras de At--eyavana y Ana Rosa Matías

IDOYA REY

En el movimiento vecinal, dicen desde la federación que aglutina todas las asociaciones del concejo, las mujeres son minoría. Siempre son hombres quienes llevan la voz cantante aunque, reconocen, tenían una deuda pendiente con la labor silenciosa de las mujeres del concejo. Ayer quisieron paliar en parte esa falta de reconocimiento con un homenaje hasta que, más pronto que tarde, sean ellas quienes asuman la portavocía de sus colectivos.

De hecho, una de esas mujeres que la Federación de Asociaciones de Vecinos de Oviedo (FAVO) ha querido premiar con sus galardones anuales destaca por su labor en el movimiento vecinal. Ana Rosa Matías es tesorera de la Asociación de Vecinos La Fontica de Tudela Agüeria, puesto desde el que ha logrado un local para almacenar alimentos que reparte entre familias con dificultades. «Hay muchas necesidades. Recibo el premio con mucho orgullo. Aunque es para todos, porque somos un equipo», expresó ayer la premiada.

Ella compartía mesa con otra de esas mujeres ascendida hasta institución en la ciudad. La comerciante Fina Clemente, la más popular de la calle Mon, sigue, a sus 87 años, atendiendo tras el mostrador de su tienda de ultramarinos. Dicen desde la asociación Oviedo Redondo, que la propuso para la distinción, que parece que Fina «está desde siempre con nosotros como La Catedral». Ella, emocionada y agradecida, aseguraba que no hay para ella un regalo mejor. «En mi tienda siempre digo que lo mejor de todo es querer y que te quieran. Estoy muy contenta», decía. Alguno de sus clientes se acercaron a saludarla por el Palacete de la Lila, donde se entregaron esos cuatro galardones del Día del Vecino.

Otro de los reconocimientos fue a parar a Conchita Quirós, la dueña de la librería Cervantes. Acostumbrada a actos, Quirós valoraba ayer especialmente un premio «que viene de la gente de a pie. Es de destacar que los vecinos de Oviedo valoren la cultura y la lectura, es síntoma de la calidad de los ciudadanos», ponderó.

La FAVO también quiso reconocer una de esas labores más a la sombra en la ciudad, la de la cooperativa sin ánimo de lucro Ateyavana, que ha creado un centro de atención psicosocial en salud mental. Sara Fernández y Verónica García son dos de las cuatro socias de la cooperativa «que funciona con las normas de la economía social. Nuestro fin es el mismo que de una asociación. No tenemos ánimo de lucro, aunque aquí todavía no se entiende muy bien esto», cuentan. No tienen muchos apoyos de momento, por eso han recibido el premio vecinal con sorpresa. Las dos jóvenes trabajadoras sociales agradecen este galardón que tal vez sirva para dar a conocer su trabajo con enfermos mentales, con una metodología que huye de paternalismos y trabaja para su recuperación, para que esas personas sean autónomas.

 

Fotos

Vídeos