El cierre del aula del Nazaret acarreará «la pérdida del 60% del profesorado en trece años»

Los veinticinco alumnos de Primero de Educación Infantil en el único aula que mantiene el colegio Nazaret abierta este curso tras la supresión de otra aula. /
Los veinticinco alumnos de Primero de Educación Infantil en el único aula que mantiene el colegio Nazaret abierta este curso tras la supresión de otra aula.

La comunidad educativa del centro calcula que la supresión de una de las líneas de Primero de Infantil afectará a treinta docentes

CECILIA PÉREZ

El cierre de un aula de Primero de Infantil en el colegio concertado Nazaret, en Valentín Masip, acarreará la pérdida del «60 por ciento de los puestos de trabajo» del centro educativo. Así lo aseguró José Manuel Cueto, presidente del comité de empresa del centro escolar. «Es un tema acuciante porque al suprimir una de las líneas educativas de tres años se supone que el curso que viene quitarán la de cuatro años y el siguiente la de cinco», razonó. Los cálculos que hacen desde el comité de empresa dan como resultado que «en trece años puedan llegar a perderse entre veinticinco y treinta profesores».

El pasado mes de septiembre, la Consejería de Educación decidió agrupar a los veinticinco alumnos de tres años, la ratio máxima permitida en la concertada, en un solo aula. El Principado prescindió así de una de las dos unidades a pesar de que en el curso pasado, el correspondiente al 2015-2016, el Nazaret contaba con veintiocho alumnos de tres años repartidos en dos clases.

La primera consecuencia de este recorte es que ya «hay una maestra menos en infantil», apuntó Marcial Serrano del Castillo. Él es uno de los dos padres que interpuso una demanda contra la Consejería de Educación por entender que se ha vulnerado el «derecho fundamental», recogido por la Constitución, de elegir libremente el colegio de sus hijos. Ambos progenitores, solicitaron, además, que se estimase como medida cautelar la «inmediata admisión de los niños y el desdoblamiento del aula». Fueron tres alumnos los inadmitidos en el Nazaret el pasado mes de septiembre: dos menores se reubicaron en la Gesta y en La Ería, respectivamente, y al tercero, sus padres decidieron no escolarizarlo.

La Consejería de Educación argumentó que las solicitudes de matrícula no se hicieron en plazo. Un razonamiento que, según los afectados, se cae por su propio peso cuando uno de los padres acudió el mismo día, el 5 de septiembre pasado, a matricular a sus dos hijos. Uno de los pequeños de cuatro años fue admitido pero su hermana de tres, no.

El director del centro educativo, José García, aseguró que el proceso estuvo «plagado de irregularidades». Tanto es así, que a la demanda interpuesta por dos de los padres de los alumnos afectados se suman la que interpuso el propio centro educativo por las supuestas «irregularidades» y la que formalizó el comité de empresa del centro por el tema laboral de un posible recorte de personal.

«Clama al cielo»

La comunidad educativa del colegio Nazaret ha puesto el grito en el cielo ante las declaraciones vertidas a este diario por el consejero de Educación, Genaro Alonso, en las que aseguró que estaba «dispuesto» a recibirles en la consejería. «Clama al cielo», aseguró el director del Nazaret, máxime, dijo, cuando la semana pasada el comité de empresa del colegio acudió al registro general con una carta «conciliadora» solicitando una entrevista con el propio consejero y «aún no hemos recibido respuesta», lamentó el presidente del comité de empresa José Manuel Cueto.

 

Fotos

Vídeos