Un laboratorio en el cole del HUCA

Asistentes al centro educativo del HUCA. /
Asistentes al centro educativo del HUCA.

La asociación Galbán organiza una jornada científica para los niños hospitalizados

IDOYA REY

Cada mañana, como en cualquier centro educativo, el colegio del HUCA abre sus puertas para dar clase a los niños hospitalizados. Suelen ser unos 35 de media que con el apoyo de siete profesores aprenden todas las materias obligatorias de cada curso escolar. Los mismos temas, algunos más divertidos que otros, que sus compañeros, aunque dicen las profesoras que no hay alumnos «tan aplicados como estos». Lo que no cambia es el entusiasmo de los días de fiesta en el cole, y ayer en las aulas del Hospital Universitario centra de Asturias había una que consistía en experimentar.

El cole se convirtió en un pequeño laboratorio donde los alumnos mezclaron, revolvieron y hasta probaron lo que se traían entre manos. «Hemos aplicado las técnicas de separación de mezclas y trabajado con una cromatografía para ver como se separan los colores y también vimos lo que ocurre cuando un volcán entra en erupción, vimos esas diferencias entre lava y magma y ellos han reproducido esa experiencia en una botella», apuntaba la científica Quimi, encargada de guiarles en esa clase especial.

Todos los estudiantes sacaron los científicos que llevan dentro y rieron con las mezclas de esos ingredientes que tienen en las despensas de sus casas. Algunos ya planeaban experimentos cuando reciban el alta hospitalaria, aunque el plato final fue lo que más les gustó. «No hay ningún 'moco' tan divertido como este», aseguraban. Porque consiguieron fabricar uno viscoso, un polímero que estiraron, aplastaron y estrujaron todo lo que quisieron.

Algunos de los científicos de ese particular laboratorio tenían ya el alta en sus manos, pero quisieron esperar a irse después de sesión. Otros no tendrán esa suerte. «Esta jornada sirve para reivindicar la investigación en el cáncer infantil, que celebra su día internacional», expresó Julio Linares, presidente de la asociación Galbán, organizadora del taller. De hecho, Rosa García, coordinadora de aulas hospitalarias, quiso que la actividad se desarrollara «especialmente con los niños que no tienen cáncer. Está bien recordarles que hay niños con un camino más duro».

 

Fotos

Vídeos