El Campoamor ovaciona a Jaime Martínez

Jaime Martínez, agradece el galardón, ante el público, que le aplaude. /
Jaime Martínez, agradece el galardón, ante el público, que le aplaude.

ROSALÍA AGUDÍN

«A Jaime Martínez lo conozco desde niño. Es un médico extraordinario, un músico increíble y una de las mejores personas que he conocido». La joyera Pilar González Quirós fue una de las personas que acudió ayer al teatro Campoamor para asistir a la entrega del premio Paul Harris, que recayó este año en el médico y presidente de la Ópera de Oviedo. Ella será la próxima galardonada por el Rotary Club con la distinción a la mujer trabajadora, pero ayer disfrutó de la distinción que recibió su amigo.

La ceremonia fue emocionante. También, de nervios. Antes de comenzar, Martínez repasaba las líneas de su discurso. En él tuvo palabras de agradecimiento para su equipo, ya que «siempre es bueno trabajar en grupo, tanto en la salud como en la enfermedad» y para su mujer. Afirmó que había tenido «mucha suerte con ella» y la calificó como «una buena tipa». Asimismo, explicó que una de las señas de identidad del club es la «tolerancia junto a la solidaridad», ya que entre sus labores están haber vacunado «a 2,5 millones de niños en Paquistán».

Entre los que se sentaron en primera fila estuvo, muy atento, el presidente del Centro Asturiano, Alfredo Canteli. Él recibió hace años este premio y ayer destacó que la entrega había sido «muy bonita». De igual forma, el presidente de Oviedo Filarmonía, Jaime Álvarez-Buylla, añadió que «no le ha dado ningún consejo» a su compañero de distinción, pero se alegró por este reconocimiento. «A mi me lo dieron el año pasado y debo decir que el Rotary es una organización mundial que ayuda a las personas sin medios».

Por su parte, el director de la Fundación Alimerka, Antonio Blanco, destacó que «es gratificante recibir el premio Paul Harris» y el Gobernador del Distrito 2201 de Rotary International, Antonio Quesada Estangüi, destacó que esta mención «es la más importante que tiene la institución, ya que reconoce la labor realizada por las personas destacadas de la sociedad como Jaime Martínez».

El acto finalizó con un concierto de la soprano Ana Nebot, muy amiga de Jaime Martínez, y del pianista Mario Bernardo. Las canciones que interpretaron conquistaron a los presentes, que a continuación se dirigieron al Café Ópera, donde degustaron un lunch. Todos los donativos de este acto irán destinados al Banco de Alimentos.