«Actuó como un padre en una época complicada en Ventanielles»

Wenceslao López con Soledad Méndez, Soledad González y Eva González. El exalumno Chus Cazorla, durante el acto. / FOTOS ÁLEX PIÑA
Wenceslao López con Soledad Méndez, Soledad González y Eva González. El exalumno Chus Cazorla, durante el acto. / FOTOS ÁLEX PIÑA

La familia del «gran maestro» Oscar González y representantes municipales inauguran la placa que bautiza un parque del barrio

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Oscar González era «un gran maestro»: siempre acarreaba un silbato en la mano por los pasillos del colegio de Ventanielles, enseñaba a sus alumnos a amar el deporte y les acompañaba a las competiciones. También dejó grabado un mensaje en la mente de todos, que los profesores «eran personas». El barrio le rindió ayer un homenaje a título póstumo, bautizando con su nombre el parque situado en la confluencia de las calles Río Esva y Noreña.

Su familia y representantes de los tres partidos del equipo de gobierno, encabezados por el alcalde, Wenceslao López, y el portavoz popular, Agustín Iglesias Caunedo, participaron ayer en el acto para descubrir la placa que le rinde tributo.

Un sentido recuerdo donde Soledad González ejerció de portavoz. Confesó su emoción ante una cita que congregó las tres pasiones de su padre: el deporte, la enseñanza y la naturaleza. Recordó, además, que «luchó» por mejorar los centros educativos y que pronto se convirtió en un referente para el barrio: «Se implicó mucho en la vida colegial y todo lo que hizo fue con mucho cariño, entusiasmo y tesón».

Sus alumnos le siguen recordando como una persona que actuó como un «padre» en una época un tanto «complicada para el barrio». «Cuando don Oscar fue maestro era de locos decir que venías a trabajar a Ventanielles, pero él se esforzó mucho por cada uno de ellos», apuntó durante el acto la presidenta de la asociación vecinal Nuevo Ventanielles, Ángeles Fernández. Asimismo, su exalumno Chus Cazorla reveló que fue él quien le enseñó a amar el deporte y ahora su hija pequeña juega al bádminton y quiere graduarse en Ciencias del Deporte: «Me enseñó la pasión por la actividad física y su labor nunca quedará en el olvido. Era una buena persona y maestro. Con su fallecimiento hace ya un año, Ventanielles se ha quedado huérfano», apuntó durante el acto.

Los padres del colegio del barrio aprovecharon la ocasión para manifestarse y reclamar al equipo de gobierno que finalice cuanto antes la cubierta, cuya obra está paralizada desde hace cuatro meses. El alcalde y la edil de IU Cristina Pontón informaron de que los trabajos se reanudarán el martes y finalizarán dentro de tres meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos