El PP acusa al tripartito de querer «imponer un callejero sin consensuarlo con nadie»

Taboada y Pontón descubren la placa de la calle García Lorca. / M. R.
Taboada y Pontón descubren la placa de la calle García Lorca. / M. R.

La oposición carga contra el gobierno local tras el auto que pide devolver su nombre anterior a las 21 calles renombradas por la Memoria Histórica

G. D. -R./J. C. A.

Con cuidado, que es terreno pantanoso, la oposición cargó ayer contra el equipo de gobierno después del auto del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 6 que ordena devolver su anterior nombre a las 21 calles a las que el tripartito cambió de denominación en un intento de aplicar la Ley de Memoria Histórica anulado por el mismo juzgado el pasado mes de septiembre. Los dos grupos de la oposición coincidieron en calificar de sectaria la actuación del gobierno local en este asunto y en recordar varapalos judiciales anteriores como prueba de la «incapacidad» de los tres socios del gobierno local de llevar a cabo una medida sin generar un problema y respetando la legalidad.

El l Grupo Municipal Popular, que fue uno de los recurrentes contra e cambio de nombre de las calles, por boca de su portavoz adjunto, Gerardo Antuña, señaló que el auto es el «enésimo revés judicial a un tripartito que se demuestra incapaz de ejecutar una sola medida sin que ello suponga generar un problema» y «pone de manifiesto que estamos ante unos gobernares que no respetan ni la ley, ni la norma ni el procedimiento».

«La forma de actuación de estos señores, sectaria, impulsiva y sin respetar -como así lo acreditan las sentencias judiciales- el procedimiento es totalmente contraria a cómo unos gobernantes serios y responsables han de actuar», denunció Antuña. «Quisieron imponer un callejero sin consensuar con nadie, creando un comité de personas afines a su forma de pensar, que cambió el callejero sin hablar con los vecinos. De aquella decisión precipitada y sectaria, y de no respetar la sentencia, tienen ahora este nuevo auto judicial», reafirmó el edil.

El PP defiende que «el cambio del callejero ha de hacerse de forma serena, consensuada, con un auténtico y plural comité de expertos, escuchando a los vecinos y respetando la ley».

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, aseguró que «Oviedo no se merece un gobierno que no es capaz de cumplir la ley ni las sentencias» y defendió que en la anterior sentencia quedó «claro» que «el gobierno iba a tener que reponer el callejero anterior, pero el sectarismo de este tripartito unido a su incapacidad para gestionar nada, una vez más, nos han llevado a un varapalo judicial».

Pacho recordó que la Ley de Memoria Histórica «es una ley vigente que hay que cumplir, pero sin tomar decisiones arbitrarias como hizo este tripartito con las calles que eligió cambiar y buscando el consenso, dado el perjuicio que iba a causar a muchos ciudadanos».

El auto del Contencioso 6 considera que el Ayuntamiento no cumplió la anterior sentencia que anuló el cambio de nombre y pide un acuerdo que devuelva a las vías su nombre anterior. Tampoco considera que la Administración haya cumplido con su mandato judicial con la nueva tramitación iniciada por el Ayuntamiento tras el primer fallo y que dio lugar a una nueva aprobación del cambio de nombres el mes pasado. El alcalde, Wenceslao López, ya ha anunciado su intención de recurrir el auto ante el TSJA.

Temas

Oviedo