El acusado, con «alto deterioro físico y el húmero roto»

El único acusado por el crimen de Salesas lleva en prisión preventiva un año y medio. Su aspecto dista mucho del que tenía cuando supuestamente apuñaló a 'Lolín', en junio de 2017. El dato no es baladí. La médica y el responsable de la Unidad Terapéutica y Educativa del Centro Penitenciario de Asturias, describieron, durante la tercera sesión del juicio, cómo y en qué estado llegó a la prisión. «Tenía un gran deterioro psicofísico, no tenía prácticamente defensas», relató la facultativa. El procesado es portador del virus del sida y de hepatitis. «Estaba tan débil que había que ayudarle para ir al baño», abundó.

Misma visión dio el responsable de la Unidad Terapéutica y Educativa del centro penitenciario. «Su estado era de alto deterioro personal. Necesitaba del acompañamiento de otro interno para su atención constante». A la debilidad física del acusado, en las fechas que supuestamente cometió el crimen, hay que sumar que trece días antes había sufrido una rotura de su húmero izquierdo que le obligó a llevar el brazo en cabestrillo entre tres y cuatro semanas por prescripción del médico que le atendió en el Hospital Universitario Central de Asturias, brazo que no podía mover cuando entró en prisión, como confirmó la médica del centro penitenciario.

 

Fotos

Vídeos