El acusado de traficar con cocaína en la calle Mon dice que era «para consumo propio»

El procesado accediendo al edificio de la Audiencia Provincial. / ÁLEX PIÑA
El procesado accediendo al edificio de la Audiencia Provincial. / ÁLEX PIÑA

La Fiscalía mantiene la petición de tres años y nueve meses de prisión por un delito de tráfico de drogas y su defensa solicita la libre absolución

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

El acusado de origen dominicano para quien la Fiscalía del Principado de Asturias solicita una pena de prisión de tres años y nueve meses por tráfico de drogas aseguró durante el juicio, celebrado ayer, que la cocaína que le fue incautada por la Policía Nacional, un total de once «bolsitas termoselladas», era «para consumo propio».

Su abogado, José Manuel Fernández González, basó la defensa en este punto así como en demostrar que su cliente es «consumidor» de este tipo de sustancias estupefacientes. Hecho que también corroboró la madre del acusado. En sala la progenitora afirmó que «no apruebo que consuma drogas pero el vicio es de él», aseveró ante el magistrado de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

La detención se produjo el 24 de septiembre a raíz de una llamada a la Policía Nacional alertando de un altercado en la zona de El Antiguo. Daban aviso de que un ciudadano con rastas y de piel oscura había amenazado con un cuchillo a un joven que llevaba una camiseta del Real Oviedo. El dispositivo policial desplegado esa noche lo localizó a la entrada de un bar de comida turca, se trataba del hombre que ayer se sentó en el banquillo. En cuanto advirtió la presencia policial tiró un bote al suelo, como así reconoció durante la vista oral. El envase contenía once bolsas de plástico termoselladas de cocaína. Un total de 4,21 gramos de una pureza del 27,9%. «A mí me pasaron así la droga cuando la compré en un bar de El Antiguo para consumo propio», aseveró. Los policías no hallaron cuchillo alguno cuando procedieron a su cacheo.

Con todo, la Fiscalía del Principado de Asturias mantuvo la acusación de tráfico de drogas y la pena de tres años y nueve meses de prisión. Su defensa solicitó la libre absolución.