El alcalde de Oviedo critica el «franquismo caduco» de la Hermandad de Defensores

El alcalde de Oviedo critica el «franquismo caduco» de la Hermandad de Defensores

A. ARCE OVIEDO.

«La ciudad de Oviedo aún tiene varios grupos reducidos que tratan de anclarse en ese franquismo ya caduco y fuera de lugar». Así se refirió ayer el alcalde del municipio y candidato a la reelección, Wenceslao López, a los integrantes de la Hermandad de Defensores de Oviedo. Lo hizo, a tenor de la denuncia que ha presentado el colectivo de excombatientes ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) en la que acusan al Ayuntamiento de no reponer deliberadamente los rótulos de las calles Fernández-Ladreda, General Yagüe, Marcos Peña Royo y Yela Utrilla después de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo anulase su cambio de nombre.

«Lamentamos que todavía haya sectores sociales que después de ochenta años sigan poniendo en evidencia su incapacidad de adaptarse a la igualdad, a la libertad y a la democracia, pero más que eso no podemos hacer. Es un asunto que ya ha sido resuelto por otros municipios hace casi cuarenta años», manifestó el primer edil de la Corporación municipal ovetense.

En ese sentido, el regidor y candidato socialista expresó que «lamentablemente, Oviedo, que es un municipio que es referente en igualdad, amigable y abierto hacia los demás, tiene grupos minoritarios de personas que tratan de demostrar lo contrario. Oviedo no es así, es un municipio democrático», sentenció.

Los Defensores, sin embargo, volvieron a advertir ayer que están dispuestos a llegar hasta el final de la «batalla jurídica» para defender «la legalidad y la historia de Oviedo en contra de la Memoria Histórica».