Almeida pide «amparo» al alcalde ante la gestión de las casetas de San Mateo

Las casetas, en el Bombé, el pasado San Mateo. / MARIO ROJAS
Las casetas, en el Bombé, el pasado San Mateo. / MARIO ROJAS

Además del presidente de Otea, el PP anuncia por su parte que llevará a 'Rivi' «ante los tribunales» por sus arbitrariedades en la adjudicación

G. D. -R. OVIEDO.

Era previsible. El caótico sorteo de las casetas y los chiringuitos de las fiestas del jueves dio paso ayer a las primeras impugnaciones y recursos, después de que 12 de los empresarios fueran excluidos por deudas del procedimiento para repartir las 14 barras del paseo del Bombé, mientras se permite a los chiringuitos tradicionales ponerse al día. La patronal pidió «el amparo» del alcaldes. La concejala del PP, Belén Fernández Acevedo, anunció directamente que llevará a Roberto Sánchez Ramos ante «los tribunales»

El presidente de la patronal del sector hostelero y hotelero, Otea, José Luis Álvarez Almeida, denunció ayer que «a los empresarios, que no van a las fiestas a hacerse una foto con un mojito sino a trabajar para sus negocios, no se les ha dado periodo de subsanación». La acusación no es gratuita. Cuatro de los chiringuitos históricos también se quedaban fuera de las fiestas al constarle a la administración deudas con el erario público. Para ellos, sin embargo, la Fundación Municipal de Cultura imaginó un procedimiento, no previsto en la convocatoria, para que puedan saldar los pagos pendientes antes de instalarse en el recinto festivo. «Nos consta que han llamado para que paguen, pero a los empresarios no nos dejan», expuso Álvarez Almeida. Ante esta situación, explicó, Otea ha puesto sus servicios jurídicos a disposición de sus asociados para asesorarles «y, en algún caso, ya se han presentado impugnaciones». Entre las más llamativas citó el caso de un empresario al que habían excluido «por una supuesta deuda de 200 euros y que hoy (por ayer) pidió un nuevo certificado, no existía tal deuda y han tenido que darle una caseta». Bien, ¿pero cuál?, porque el presidente de los hosteleros recordó que no solo se sorteaba el acceso a estas barras, sino también su ubicación.

Más información

Amparo del alcalde

Ante esta situación, Álvarez Almeida pidió «el amparo del alcalde y los técnicos municipales», porque «creemos que el concejal de Cultura no está capacitado». La prueba, para el presidente de Otea, es que «este San Mateo es el más estrambótico de la historia, no hay más que ver cómo vamos de plazos o la programación o las orquestas».

La situación es complicada. Álvarez Almeida insistió en aclarar que Otea no impulsa las alegaciones, pero también recalcó la desigualdad de trato entre los chiringuitos tradicionales y las casetas de los empresarios. En ambos casos, las bases, idénticas, requieren que «todos» los certificados «exigidos deberán estar en vigor a la fecha de fin de plazo de presentación de solicitudes». Solo para los primeros se ha abierto una excepción.

Belén Fernández Acevedo estalló. En un comunicado, calificó la gestión de Sánchez Ramos de «'egocirco'», instalado en «la ilegalidad y la dictadura» y le acusó de saltarse a la torera las bases para la adjudicación de las barras. Denunció que durante el acto público del sorteo se difundieron datos sobre los pagos o impagos de los hosteleros y asociaciones «de forma pública, incumpliendo todas las normas existentes de protección de datos». «La situación de este personaje es insostenible política y personalmente hablando. Y legalmente ha cruzado límites que va a tener que explicar en los tribunales», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos