'Alvarín', un «valiente» sin hogar

'Alvarín', un «valiente» sin hogar
'Alvarín' posando ayer como un profesional en las instalaciones del Albergue de La Bolgahina. / H. ÁLVAREZ

El perro al que dispararon en la cabeza sigue viviendo en el Albergue de Animales

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Cariñoso, afable, alegre, juguetón. Nadie diría que a este labrador de trece años le dispararon en la cabeza con una pistola, dejando alojados en su cráneo nueve balines, para luego abandonarlo en una caleya de San Cipriano de Pando. Un vecino lo encontró tirado en el suelo el pasado 21 de octubre . Ya en el Albergue de Animales de la Bolgachina, tras superar una operación para extraerle los perdigones y perder visión de su ojo derecho, 'Alvarín' ha logrado recuperarse a pesar de su edad. Trece años para un perro son muchos años. Quizá por ello, la gente apenas ha llamado a la Perrera, donde continúa alojado, para interesarse por él y en el mejor de los casos adoptarlo.

Este es el objetivo que se han marcado desde La Bolgachina pero comienzan a perder la esperanza. «Aún no ha encontrado familia. Vinieron dos personas a interesarse por él pero no reunían los requisitos», explicó Eva Rodríguez, responsable de adopciones del Albergue Municipal. Una de las interesadas era una «chica muy joven» que se acercó a las instalaciones de La Bolgachina «porque le dio pena la historia de 'Alvarín'», aseguró Rodríguez, pero por pena no se puede adoptar. El otro candidato fallido no residía en Asturias. «Creo que la no se interesa más gente por el animal debido a su edad», expuso la responsable de adopciones del Albergue.

En busca del agresor

Pero la avanzada edad no ha sido impedimento para que este «valiente» haya salido adelante tras recibir un disparo en la cabeza. «Está muy bien, juega y es muy alegre», eso sí, sus cuidadores aseguran que se pasa «el mayor tiempo durmiendo», ahí la edad no perdona. La fuerza vital de 'Alvarín' es tal que ya ni siquiera precisa de medicación alguna, pero necesita la más importante: el amor de una nueva familia y el calor de un hogar en sus última etapa de vida.

Mientras tanto, la investigación para dar con el agresor que disparó al animal continúa. El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia CIvil (Seprona) ya ha instruido las diligencias oportunas. Quien haya disparado a 'Alvarín' se enfrenta a un delito de maltrato animal. Se da la circunstancia que el perro portaba microchip. Esta es una de las claves seguidas por los investigadores. La placa identificativa recoge los datos tanto del propietario como del animal. «No sabemos si quien lo hizo fue su dueño pero lo que está claro es que no denunció su pérdida», señalaron desde Albergue de Animales.

 

Fotos

Vídeos