Aplausos y bengalas en el Tartiere