Arrancan las obras de mejora del Seminario Metropolitano, que durarán diez meses

Arrancan las obras de mejora del Seminario Metropolitano, que durarán diez meses

La empresa Iroca comienza con las demoliciones en el interior del edificio; las mejoras en la fachada se harán en primavera

ROSALÍA AGUDÍN

Diez meses y dos millones de euros. Estos son los principales datos para convertir el antiguo colegio de la Asunción del Seminario Metropolitano en una moderna residencia para estudiantes. Los trabajos de mejora en el Prado Picón comenzaron ayer por la mañana después de que la dirección y los responsables de la empresa Iroca firmasen el acta de inicio de los trabajos: «Las obras arrancaron con la demolición de las primeras paredes. Durante este tiempo trabajaremos en estas tres plantas y también limpiaremos la fachada», según especificó el jefe de obra, Pablo Laruelo.

En concreto, las mejoras consistirán en transformar 6.200 metros cuadrados en una residencia para cincuenta personas. Las habitaciones contarán con unas modernas instalaciones, aseos individuales y en la planta baja se habilitará una sala de comunidad, otra de formación y una biblioteca. También se pretende ampliar el área alquilada a los cursos de preparación del Médico Interno Residente (MIR) y se le dará un lavado de cara a la fachada: «Estas tareas las dejaremos para cuando haga mejor tiempo. Nuestra intención es hacer ahora todo lo interior y en primavera lo exterior», informó ayer Laurelo.

Las obras en el Seminario, edificio catalogado con una protección parcial 2 en el Catálogo Urbanístico de Oviedo, están financiadas con un préstamo bancario de tres millones de euros, respaldado por los ahorros de la institución, parte de la subvención ordinaria del Arzobispado y las donaciones de los fieles y de las parroquias. Se espera, además, que la reforma en sí misma genere rentabilidad, al acabar con parte de las limitaciones que hay en la actualidad. La residencia tiene capacidad para 19 habitantes permanentes, la calefacción está sin sectorizar, la instalación eléctrica es antigua y cada poco tiempo existen problemas con las cañerías.

Un proceso largo

El proceso para reformar el Seminario comenzó en 2016 pero pronto llegaron los primeros problemas. El Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias pidió una serie de exigencias que en un principio no se contemplaban. El proyecto finalmente se adaptó y en agosto la concejalía de Ignacio Fernández del Páramo les dio la licencia.

Estas no serán las únicas obras que se acometer en este emblemático edificio. Se quieren mejorar las instalaciones de la zona académica y de acogida aunque estos trabajos tendrán que esperar. Fuentes cercanas apuntan que estas fases serán «flexibles» dentro de un plazo máximo de diez años.

Temas

Oviedo