Atención a las Personas ampliará el horario del servicio de ayuda a domicilio

Atención a las Personas ampliará el horario del servicio de ayuda a domicilio
Marisa Ponga, edil de Servicios Sociales, en un Pleno junto a Mercedes González y frente a Ricardo Fernández. / MARIO ROJAS

El Pleno aprobará el viernes la propuesta de ordenanzas fiscales que congela por sexto año consecutivo las tarifas del abastecimiento

G. D. -R. OVIEDO.

La urgencia es obligada. A las ordenanzas fiscales les corre el reloj en contra y deben estar aprobadas de forma definitiva antes de fin de año para no ver prorrogadas las de este año. El Pleno las votará y aprobará el viernes en sesión extraordinaria, con las enmiendas que logre colar la oposición en la comisión, también extraordinaria, de esta mañana. El debate girará, como casi siempre, en torno al IBI, para el que el equipo de gobierno propone rebajar el tipo general un 4,1%, hasta el 0,6, mantener el tipo diferenciado para grandes valores (1,3) y reducir la bonificación del 90 al 50% en el impuesto para los edificios en construcción. Sin embargo, hay política más allá. La Concejalía de Atención a las Personas propone incrementar en media hora el servicio de ayuda a domicilio, de un máximo de dos horas y media a tres por cada visita de las trabajadoras que ayudan a mayores y dependientes en el aseo, las tareas domésticas y el apoyo sociocomunitario.

El servicio seguiría prestándose dos días a la semana como hasta ahora, pero a partir de enero, Servicios Sociales podrá ampliar las horas para los beneficiarios actuales y conceder prestaciones más intensivas a los que se incorporen al sistema. De hecho, se trata de uno de los servicios que más ha ampliado el nuevo equipo de gobierno. Si en 2015, había 139 trabajadores y 1.710 usuarios; en 2016 -último año con datos oficiales-, el número de trabajadores ascendía a 193 y el de usuarios a 1.910. En el presente ejercicio, el servicio tiene un coste para el Ayuntamiento de 3,5 millones euros para la ayuda a domicilio en la ciudad y 727.000 euros destinados a la zona rural.

La modificación de la ordenanza establece también nuevos límites económicos para la prestación del servicio, como tener menos de 35.000 euros per cápita en el banco para los menores de 80 años o 50.000 para mayores de esa edad.

Seis años de hielo

La propuesta del equipo de gobierno, además, mantiene la congelación de las tarifas del agua y el saneamiento por sexto año consecutivo, aunque las dos ordenanzas fiscales, en cambio, han desaparecido. Son cosas de la nueva Ley de Contratos del Sector Público, que considera que determinados servicios públicos obligatorios -en este caso para el Ayuntamiento- que se prestan de forma indirecta, en concesión o a través de empresas mixtas deben de dejar de regularse como ordenanzas fiscales para pasar a ser prestaciones patrimoniales de carácter público no tributarias. La diferencia técnica no es menor, zanja un debate de años y limita la autonomía municipal para controlar el coste de sus servicios. En el caso de Oviedo, a partir de ahora para aprobar el precio del agua, el saneamiento o los servicios del cementerio, el Ayuntamiento deberá «solicitar informe preceptivo» a la Comisión de Precios del Principado de Asturias. En el caso del suministro y el saneamiento no es necesario, porque a pesar de que el servicio se ha encarecido casi un 20% en los últimos cinco años, las tarifas seguirán congeladas en 2019 por sexto consecutivo. Los precios del cementerio, en cambio, subirán un 2,2%, de acuerdo con el IPC de agosto según fija el contrato con Furesa.