Los autobuses están bajo control

Los autobuses están bajo control
Tres nuevos autobuses 'presentados' el pasado mes de febrero en la losa. La flota, en total, cuenta con 58 vehículos. / ALEX PIÑA

TUA gestiona los recorridos y las incidencias desde un centro de coordinación en el polígono Espíritu Santo

OVIEDO.

Es el ojo que todo lo ve y el oído que lo escucha. Desde las pantallas de sus ordenadores controlan a cada uno de los 58 autobuses del Transporte Urbano de Asturias (TUA) que solo el año pasado trasladaron a 11,5 millones de pasajeros. A través de un sistema de comunicación por radio, los conductores informan de las incidencias en el tráfico, en sus vehículos o reclaman refuerzos si en un momento puntual una línea se abarrota por, por ejemplo, un partido de fútbol.

Es el Centro de Control del Transporte Urbano. Ubicado en la calle Irlanda del polígono del Espíritu Santo, sus trabajadores son los responsables de que todo funciona a la perfección, pero actualmente se enfrentan a un problema: el sistema de comunicación está «obsoleto». Data del año 2004 y funciona a través de un método analógico al que le influyen las «inclemencias del tiempo» como las tormentas o las zonas de «sombra». Es decir, en ocasiones hay zonas de escasa cobertura en las que los conductores no pueden informar a la central de lo que está sucediendo en ese instante.

La Concejalía de Infraestructuras y Servicios Básicos, liderada por la socialista Ana Rivas, modernizará el sistema de comunicación, además de que habilitará carriles especiales y los autobuses tendrán prioridad en los semáforos. Estos dos últimos objetivos están enmarcados en un proyecto piloto que comenzará en las calles de La Tenderina Baja y Adelantado de La Florida y redundará en la agilidad de las rutas.

La implantación de este plan, incluido en el proyecto del Bulevar de Santullano, costará 1,3 millones de euros: el 80% de la financiación procede de la Unión Europeo gracias al Fondo de Desarrollo Regional (FEDER) 'Una manera de hacer Europa', y que en Oviedo se traduce en el programa Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible 'Conectando Oviedo 2016'; el 20% restante saldrá de las arcas municipales. El plazo de ejecución es de 18 meses. Si todo sale bien para «2020 los cambios estarán listos», informa el técnico responsable de transporte en la administración local, Adolfo Onís.

Las mejoras tecnológicas se repartirán entre el centro de control, los autobuses y las plataformas digitales. Habrá un «mayor volumen de datos» y se conseguirá, por ejemplo, ofrecer «a tiempo real» información sobre las llegadas de los autobuses a las paradas a través de las pantallas, la página web y la aplicación para móviles Android e IOS.

«Hasta ahora se ofrecía una estimación», ahonda el jefe de Tráfico de TUA, Luis Enrique Llames, quien también especifica que aunque el proyecto piloto arrancará en las calles Tenderina Baja y Adelantado de la Florida todos los ovetenses notarán las mejoras desde el principio: «El cambio tecnológico se llevará en todos los autobuses porque no tenemos asignados unos determinados vehículos para cada ruta, sino que todos pasa por todos los recorridos que hay en el mapa», apunta Llames.

En total, Oviedo cuenta con trece líneas que recorren cada día las calles de Oviedo y también llega a Siero. Hay 58 vehículos (dentro de unos meses entrará en funcionamiento el autocar híbrido que rotará por todas las rutas) y en las líneas C, H y D se trabaja con vehículos articulados. En la O, K y M se usan microbuses y en el resto se utilizan los estándar: «La línea que une Facultades con Lugones es la más demandada y cada día se usan doce autocares. Le sigue la ruta entre la calle Serrano e Intu Asturias con nueve vehículos», destaca Llames.

A pie de calle

Las mejoras también se observarán a pie de calle. El Ayuntamiento adecuará en estas dos vías de La Tenderina carriles especiales para el transporte público y los autobuses tendrán preferencia en los semáforos. Conseguir este objetivo es más fácil de lo que parece: «El autobús llevará a bordo un sistema y cuando se esté acercando a un cruce enviará la información al sistema de control y pocos segundos después se pondrá en verde para ellos», explica Llames. Para que no existan fallos, se deberán unir el sistema con el de la Policía Local.

Estos cambios entrarán en funcionamiento dentro de un año y medio. «Cambiaremos primero el sistema de comunicaciones y luego los paneles y la preferencia semafórica. Este proceso llevará tiempo porque no podemos parar el servicio durante unos meses y modificar a la vez la tecnología de toda la flota de autobuses», concluye Llames.

Más

 

Fotos

Vídeos