El Ayuntamiento delega en Defensa la desratización de los chalés de La Vega

Uno de los roedores, ayer, en el recinto de los chalés de La Vega. / A. P.
Uno de los roedores, ayer, en el recinto de los chalés de La Vega. / A. P.

Argumenta que «no puede entrar» a limpiar los chalés, donde han aparecido varios roedores, al ser propiedad estatal

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Ni desratizar ni desbrozar. Tampoco retirar los comederos. El Ayuntamiento tiene las manos atadas para erradicar la proliferación de ratas en el interior del recinto de la fábrica de armas de La Vega porque no es de su propiedad. Así lo confirmaron ayer las concejalías de Salud Pública y de Seguridad Ciudadana tras informar este diario de la existencia de cuatro ratas de grandes dimensiones bebiendo el agua y comiendo de los restos de alimentos que la gente deposita en el murete que circunda los chalés de la antigua factoría, a la altura de La Tenderina Alta. Comida destinada a la colonia de gatos que habita esa zona y de la que se aprovechan también los roedores.

La Concejalía de Salud Pública, que dirige Mercedes González, explicó que el Ayuntamiento «no puede entrar» a un recinto que no es de su propiedad. Hay que recordar que hasta que no se avancen posiciones en la cesión de los terrenos, la fábrica de La Vega pertenece aún al Estado.

En este contexto es inviable realizar labores de desratización en la zona. «Lo que procede es volver a exigir a Defensa que cumpla con sus obligaciones con la propiedad y la mantenga en condiciones», aseveró González.

En cuanto a impedir que la gente deposite comida en la zona, el edil de Seguridad Ciudadana matizó que no se puede sancionar a quien deposita pienso seco, según recogen las ordenanzas municipales, pero sí a quien deje desperdicios de comida al uso y «en eso estamos trabajando», aseguró Ricardo Fernández.

Respecto a la colonia de gatos a los que va destinada la comida, el área de Salud Pública recordó que «está controlada» por el servicio del albergue de animales.