El Ayuntamiento destina ya 6,5 millones al año a limpieza de edificios

Autoriza una nueva ampliación del contrato para cubrir jubilaciones, nuevas dotaciones y colocar un conserje en el Carlos Tartiere

G. D. -R.OVIEDO.

Del capítulo de servicios municipales gestionados por empresas suelen llamar la atención los grandes contratos -el de Limpieza Viara y Recogida de Basuras, el de Aguas o el de Transporte-, pero acercándose poco a poco a su importe camina ya el que presta Lacera para la limpieza y conserjería de los edificios municipales, que, con la nueva modificación aprobada por la junta de gobierno la semana pasada, supone ya un gasto anual de 6,5 millones de euros.

El contrato actual se adjudicó, hace ahora cuatro años, por un millón de euros largo menos. El anterior pliego, también con la misma contratista, se quedó en 4,5 millones anuales, dos menos que ahora. Dos modificaciones, una aprobada por el anterior equipo de gobierno en 2017, y esta última, han acabado por estirar el coste del contrato hasta los citados 6,5 millones y, además, sin que nadie haya hecho saltar las alarmas por la modificación en el precio. «La suma de la primera modificación y la actual, no exceden del 10% del precio de adjudicación del contrato», señala el informe técnico.

Con esta última modificación, el Ayuntamiento cubrirá la limpieza de la ampliación del colegio de Colloto, del nuevo aulario y el módulo de baños del de La Corredoria I, el edificio de Primaria del Carmen Ruiz Tilve o la ampliación del Juan Rodríguez Muñiz de Las Campas. También entran los nuevos locales para asociaciones de Fuente la Braña y Ventanielles o la ampliación del horario de la oficina de Turismo.

La mayor parte del gasto, en cambio, se va en ampliar la nómina de conserjes por jubilación de algunos trabajadores, por las ampliaciones de edificios reseñados o por los nuevos usos de otros como el Pavo Real, sede ahora de la Universidad Popular. ¿Lo más llamativo? Que el Ayuntamiento no tenía conserje en el Carlos Tartiere y ahora tendrá.

La nueva modificación solo supondrá unos 120.000 euros más de gasto, ya que los servicios técnicos recuerdan que «en noviembre finaliza el contrato». Lo cierto es que aún le quedarían dos prórrogas anuales, que supondrían cerca de 240.000 euros más de gasto por cada una de ellas si, como todo parece indicar, el Ayuntamiento y la empresa mantienen el acuerdo.