El Ayuntamiento liquida el contrato de las obras del kiosco de El Bombé

El kiosco del Bombé, que permanece vallado. / ALEX PIÑA
El kiosco del Bombé, que permanece vallado. / ALEX PIÑA

La resolución abre la puerta a la licitación de un nuevo contrato por 290.000 euros para culminar la rehabilitación del templete de la música

G. D. -R. OVIEDO.

El 10 de noviembre de 2017, el Juzgado de lo Contencioso Número 6 falló en favor del Ayuntamiento y avaló la resolución del contrato de las obras de rehabilitación del kiosco de El Bombé por causas imputables a la contratista. Con los trabajos parados en seco desde principios de 2015, con el templete vallado y andamiado y con los vecinos y oposición tomándolo como ejemplo del abandono del Campo por parte del equipo de gobierno, el responsable del contrato no emitió su informe hasta agosto del año siguiente. Ayer, casi otros diez meses después, la junta de gobierno dio luz verde a la liquidación del contrato y a la reclamación de 46.059 euros a la empresa MC Conservación y Restauración por daños y perjuicios.

Lo pudo hacer porque el administrador concursal de la firma, Alejandro Figaredo, no ha presentado alegaciones contra el acuerdo, lo que no excluye que acuda a la vía judicial, pero permite abrir la puerta a la licitación del nuevo contrato para culminar la rehabilitación.

Los trabajos para recuperar el templete, obra de Ildefonso Sánchez del Río, llevan parados desde el verano de 2015, cuando los técnicos municipales señalaron que la empresa estaba incumpliendo el proyecto. La empresa se opuso, y defendió que el diseño de la actuación era defectuoso, que cuando le tocó volver a montar la cubierta las piezas no encajaban, por lo que optó por reconstruirlas sin incluir las pletinas que debían proteger las juntas.

Encaje

El asunto acabó en los tribunales. El Contencioso falló en favor del Ayuntamiento. Sostuvo que la dirección facultativa «exigía el aplome de las columnas de fundición para proceder al montaje de la estructura» y que «tampoco se discute» que la contrata, al comprobar que, tras montar seis arcos, «no iban a encajar las piezas que faltaban», liberó las columnas para encajar el mecano.

Lo hizo, además, sin consultar a la dirección de obra y por decisión propia. Ello provocó desplomes hacia el interior de toda la estructura «por los que se procedió a montar forzándola, cerrando la misma entre pilares, sin previsión de las pletinas y forros proyectados» entre las distintas piezas de este ejemplo de la arquitectura del hierro que lleva cegado tras un andamio más de cinco años.

La reanudación está más cerca tras el acuerdo de ayer. El nuevo contrato saldrá a licitación por algo más de 290.000 euros y con tres meses de plazo, según adelantó este diario el pasado mes de marzo. Más difícil es precisar el cuándo. La situación del presupuesto, pendiente de la aprobación de un plan económico financiero que corrija sus desequilibrios, no permite aún poner fecha a la licitación y menos aventurar cuándo acabarán las obras de rehabilitación. Los trabajos requieren desmontar de nuevo la estructura, fabricar las nuevas piezas y seguir el montaje que consta en el proyecto.

Más difícil será que el Ayuntamiento cobre los 46.059 euros por daños y perjuicios de la empresa, dada su situación concursal. En realidad, el Consistorio reclamaba el abono de más de 77.166 euros por el incumplimiento del contrato De esa cifra, sin embargo, hay que restar los 10.000 euros de la garantía, que ya ha sido incautada, y los 21.107 euros en los que se valoran la parte de los trabajos ejecutados hasta la suspensión de la obra y que son 'aprovechables' aún.