Un barco de Cudillero se llamará 'Siempre David' en memoria del profesor pixueto

Una de las aficiones de David Carragal era la bici / E. C.
Una de las aficiones de David Carragal era la bici / E. C.

El Ayuntamiento de la localidad marinera bautizará el lunes a la embarcación en recuerdo del maestro, fallecido tras sufrir una agresión

ROSALÍA AGUDÍNOVIEDO.

'Siempre David'. Estas palabras quedarán unidas a Cudillero. La localidad marinera que vio crecer a David Carragal, el profesor de 33 años fallecido hace diez días al no superar las heridas sufridas en la cabeza tras ser agredido en La Florida, quiere rendirle un nuevo homenaje. El lunes, durante las fiestas de San Pablín, bautizará a uno de los barcos característicos del puerto como 'Siempre David'.

Ayer el equipo de gobierno pixueto, liderado por el socialista Carlos Valle, aprobó este homenaje en junta de gobierno y lo comunicó a la familia de David Carragal: «Queremos hacer un reconocimiento durante las fiestas y lo haremos poniendo estas palabras en un barco que está a la entrada del puerto», explicó el regidor. La embarcación también lucirá nueva imagen: «Hasta ahora estaba pintada de verde y pasará al rojo».

David era un apasionado de Cudillero. Vivía en Oviedo, pero volvía siempre que podía. Todos los planes de este joven profesor se truncaron hace diez días, cuando falleció en Hospital Unversitario de Asturias. Seis días antes, el 11 de junio, tuvo la mala suerte de cruzarse en su camino, de vuelta de las fiestas de La Florida, con Jorge Cue y dos amigos. El primero, en prisión acusado de un delito de homicidio doloso, le propinó una patada que le hizo caer al suelo y, según el informe preliminar de la autopsia, se volvió a golpear en la cabeza. No pudo superar las graves consecuencias.

El profesor tenía muchos planes: se iba a presentar a las oposiciones de Primaria que se celebraron el pasado fin de semana. El verano lo iba a pasar en Estados Unidos como monitor de un campamento y después tenía un plaza como docente en un colegio de Inglaterra. Era su sueño y la había conseguido. Todos estos planes se vinieron abajo la víspera del Martes de Campo, cuando se topó con Jorge Cue. El llanisco, junto a dos amigos, se entregó en la Comisaría seis días después de la agresión, el mismo día que el maestro murió. Los dos amigos quedaron en libertad con cargos. La jueza les imputa un delito de omisión del deber de socorro, que también atribuye a Cue.

Noticias relacionadas

El abogado de los tres implicados, Gabriel Cueto, ofreció la semana pasada una rueda de prensa ante los juzgados para subrayar que el resultado de la autopsia coincidía con lo declarado por sus clientes, y para trasladar el pésame de sus representados a la familia Carragal y su arrepentimiento.

Más de 11.000 firmas

La muestras de solidaridad por parte de la sociedad asturiana se han sucedido desde la fatídica noche en el barrio de La Florida. El pueblo de Cudillero se volcó en el minuto de silencio convocado el pasado martes y en el funeral, y en Oviedo, más de trescientas personas se concentraron el sábado en la plaza de la Escandalera para exigir que se aplique «una justicia equiparable al dolor de haber perdido un hijo por una paliza».

Asimismo, más 11.000 personas se han sumado a la iniciativa publicada en la plataforma digital 'change.org' bajo el epígrafe 'No es un accidente es un asesinato, entre todos haremos justicia para David Carragal'. En ella, piden que recaiga «todo el peso de la ley» sobre los presuntos implicados en la muerte del joven profesor pixueto.