Un «bosque» cubre la muralla medieval de Oviedo

La murallla medieval, declarada Bien de Interés Cultural, está llena de maleza. / PABLO LORENZANA
La murallla medieval, declarada Bien de Interés Cultural, está llena de maleza. / PABLO LORENZANA

La maleza invade la fortificación del siglo XIII, cuyas piedras están sucias y sufren desprendimientos | Los vecinos urgen la limpieza del monumento declarado BIC, que el Ayuntamiento garantiza que restaurará «con la máxima celeridad»

ROSALÍA AGUDÍNOVIEDO.

Maleza por todas las esquinas que la convierten en un «bosque» en pleno Oviedo Antiguo, piedras rotas, zonas con desprendimientos y abundancia de animales, entre ellos ratas. En este estado se encuentra la muralla medieval, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en 1991, para sorpresa de los turistas y los vecinos, quienes llevan años pidiendo una solución.

Este símbolo, tras su construcción en el siglo XIII, era la frontera que marcaba esa honra de pertenecer al Oviedo intramuros. Suponía la delimitación física de la propia ciudad, la que separaba burgueses de campesinos. Pero esa separación del Oviedo más puro sobrevive amputada. Su estado en la actualidad es de abandono.

El anterior equipo de gobierno intentó ponerle remedio sin mucho éxito. Licitó en septiembre de 2015 un contrato menor para la limpieza del tramo de la calle Paraíso. Son trescientos metros de fortificación con ocho metros de altura que sobreviven rodeados la maleza. La adjudicación se la llevó el arquitecto José Ramón Fernández Molina y presentó una propuesta muy ambiciosa.

Las obras incluyen un lavado de cara en profundidad a través de cinco fases y donde también se realizará un estudio arqueológico. Pero diferentes problemas administrativos se han cruzado por el camino. Primero se esperó a que la Consejería de Patrimonio autorizase las obras. Lo hizo en agosto de 2017 y después se buscó financiación.

El Ayuntamiento incluyó en las cuentas de este año una partida de 802.655 euros, pero su aprobación se hizo con déficit. El nuevo equipo de gobierno las metió en cintura y en el Pleno celebrado a primeros de mes aprobó un recorte de 32,8 millones de euros. Fuentes populares destacan que estas obras de mejora «se harán a la mayor celeridad posible».

Mientras, la maleza crece a pasos agigantados. Fernández Molina teme que si no se actúa con rapidez, el «bosque que hay encima» llegará a inundar toda la piedra: «No me extrañaría nada que las hierbas alcancen el suelo de la calle Paraíso. Lo que tiene que hacer el Ayuntamiento es espabilar para que no pasen otros cuatro años».

Fuentes socialistas apuntaron que dejaron el proyecto listo para su licitación y posterior adjudicación. El arquitecto está deseando que se dé este paso para presentarse al concurso para la dirección de obra. «Hace tiempo que los servicios municipales autorizaron mi propuesta y ahora lo que procede es que le asignen un presupuesto y salgan a concurso», abundó para a renglón seguido explicar que el paso del tiempo no afectará el proyecto ya aprobado: «No habrá que modificar nada. Solo que si no se hacen cuanto antes, la limpieza será más gorda».

Los vecinos de las calles aledañas están hartos de esta situación. Una parte de la muralla es propiedad de la Iglesia. El director de la casa sacerdotal, José Antonio González Montoto, recomienda al Ayuntamiento que la «limpie», pero de forma previa quiere tener una reunión con ellos para «tratar este tema». «Me imagino que la querrán convertir en un sitio turístico. Que hablen con nosotros y la limpien», apuntó.

Asimismo, el presidente de la asociación vecinal Oviedo Antiguo, Juan García, destacó que se ha creado vida en torno a la fortificación y entre otros animales hay roedores. «Se necesita que esto vuelva a estar limpio. La muralla tiene un valor monumental y hay zonas que se han recubierto con tejas y ladrillo. No se tuvo respeto por su historia y es hora de rectificar aquellos despojos», apuntó.

Urgen la limpieza

El edil de Somos, Rubén Rosón, lamentó que el «bipartito de los recortes» no haya tenido reparos a la hora de «cargarse» aquellas actuaciones que tenían proyecto y estaban listas «para ejecutarse». «El Antiguo es uno de los barrios más afectados. Han paralizado la limpieza de la muralla, el plan de eliminación de las pintadas y no son capaces de iniciar la peatonalización de la calle Paraíso. Una obra de los presupuestos participativos, escasa financiación y sin apenas tramitación».

Cristina Coto, portavoz de Vox, pidió, por su parte, que las labores de rehabilitación se acometan con «urgencia» en 2020.

Más información