La UTE Bosque y Valle entrega la tercera versión del Bulevar en el último día del plazo

La entrada a Oviedo, pendiente de la obra del bulevar. /  M. R.
La entrada a Oviedo, pendiente de la obra del bulevar. / M. R.

Somos Oviedo anuncia que el diseño será revisado por los técnicos municipales para ver si es ejecutable y cumple las condiciones técnicas

G. D. -R. OVIEDO.

Van tres versiones, cuatro, si se cuenta el esbozo presentado al concurso internacional de ideas.

«Los arquitectos redactores del proyecto del Bulevar de Santullano han presentado hoy (ayer para el lector en el Ayuntamiento la última versión del proyecto para cumplir las exigencias de los técnicos municipales», informaron ayer fuentes de la concejalía de Urbanismo, que añadieron que «ahora tendrá que revisarlo el responsable del contrato para constatar que todo cumple». No precisaron si entre esas cosas que tiene que cumplir la nueva versión del diseño de la reurbanización del acceso a Oviedo desde la 'Y', el proyecto se ciñe a la más elemental: no exceder el presupuesto de 18 millones de euros.

La UTE Bosque y Valle presentó el 20 de agosto del año pasado, ya con tres meses de retraso sobre la fecha que exigía el contrato y solo tras un requerimiento municipal, un diseño de obras por 51,2 millones de euros, que excedía ampliamente el fijado en el concurso. Urbanismo anunció un trabajo conjunto para reconducir el proyecto que cristalizó en noviembre con una nueva versión, en la que, sin apenas cambios y dejando en anexos al proyecto parte de las obras, el presupuesto se reducía a casi 30 millones de euros. El concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, dio por buena la cifra en público, pero Contratación recalcó, en un informe desvelado en exclusiva por este diario, que el presupuesto máximo es el fijado en los pliegos de condiciones y no puede exceder en ningún caso de los 18 millones, impuestos incluidos. Urbanismo, de hecho, tardó un año y tres meses desde la adjudicación del contrato, en preguntar cuál era «el precio definitivo y máximo de la obra».

Es la más importante, pero no la única cuestión que debe solventar el documento, cuya versión anterior no cumplía «con los requisitos formales, de definición, funcionales, ni administrativos, para su aprobación», según el informe del responsable del contrato adelantado por este diario. Con el contrato bajo la supervisión de la concejalía y los técnicos de Urbanismo y Planeamiento, el proyecto invadía «terrenos incluidos en ámbitos de suelo pendientes de desarrollo en los que se ven implicados intereses de particulares». Además, se exige a los redactores que justifiquen «de forma exhaustiva» que las obras no implican una modificación del PGOU.

El problema

Hay otras deficiencias y muchas indefiniciones que deberían estar corregidas en la nueva versión del proyecto: partidas a tanto alzado, materiales no aptos, césped inadecuado para el clima asturiano, árboles peligrosos o una red de riego sin apenas esbozar, pero el problema sigue bajo tierra. Urbanismo no informó a los redactores del trazado del colector Sur. De hecho, el concejal de Urbanismo sostuvo en una junta de gobierno que se enteró en marzo y por este periódico «de la existencia de los problemas de diseño que supone la existencia del colector sur».

El problema gordo -la conducción es casi tan grande como una portería de fútbol- sigue ahí. El desvío de la conducción requiere de muchas precauciones geológicas y costaría no menos de 3 millones de euros. Las obras del Bulevar no pueden empezar por otro sitio que no sea ese tramo. Los 3,4 millones previstos para los trabajos en los presupuestos de este, un 80%, aportados por la UE tras lograr fondos Edusi, son aire.