¡Todos a la calle a jugar!

p Patinete cósmico. Los hermanos Pedro y Pablo Mínguez posan con sus regalos. Un patinete estratosfético y la camiseta del Real Oviedo./
p Patinete cósmico. Los hermanos Pedro y Pablo Mínguez posan con sus regalos. Un patinete estratosfético y la camiseta del Real Oviedo.

Pese al frío, el sol brilló ayer y los protagonistas de la noche más esperada del año aprovecharon para llenar plazas y parques con sus recién estrenados juguetes

J. C. ABAD

No hay sonido como el rasgar del papel de regalo. No hay mañana como la de Reyes en la que todo está por estrenar. Ayer, aprovechando la soleada, pero fría mañana, los niños pudieron salir a la calle a disfrutar de bicicletas, pelotas, muñecas y patinetes. Así lo hicieron las hermanas Boillos, Marta e Inés que sacaban lustre al pavimento de la plaza de la Catedral con sus carreras sobre un estiloso patinete.

Matías Vicentiz no se separó de su raqueta y también mostró orgulloso sus nuevos playeros «y los de mamá». Quienes tenían montado un buen tinglado en Gascona eran los primos Javi, Pedro y Pablo que copaban una de las terrazas con sus cachivaches. El del más pequeño, un deportivo con motor eléctrico, mando a distancia y todas las comodidades. «En general se han portado bien», confirmó la madre de la pareja que prefirió fotografiarse con el Rey Mago oso del bulevar de la sidra. «Mira mi camiseta del Oviedo», exclamó Pedro.

En el Fontán interrumpimos una reunión familiar. «Me han traído una Nintendo Switch con el FIFA 19», explicóLucas Rodríguez apretando con maña los botones. Su hermana, Julia, no soltaba, en cambio, el libro 'La diversión de Martina'.

Espacio para la solidaridad

Para que ningún niño se quedara sin regalo.Los Reyes Magos estiraron su visita a Oviedo hasta la tarde. En la Casa del Pueblo, los colaboradores de la organización Meriendas-Cenas Solidarias en el Oviedo Antiguo, repartieron los juguetes recogidos por La Corredoria Suena. El grupo de empresas BNI Optimiza donó, también, mochilas para los más mayores y el Club Atlético Cerro de Teatinos aportó pañales para las familias más necesitadas. El chocolate para la merienda los aportó la cafetería Positano y los roscones y revoltijos corrieron a cuenta de una donación del eurodiputado Jonás Fernández.