«Llegas un poco afogada arriba»

Carrera de madreñes disputada en Gascona, Oviedo. /MARIO ROJAS
Carrera de madreñes disputada en Gascona, Oviedo. / MARIO ROJAS

Veinte participantes compiten en la tercera carrera en madreñes, que llenó Gascona de Oviedo

J. C. A.

La tercera carrera en madreñes de la calle Gascona de Oviedo se celebró este domingo con éxito de participación tanto de público como de atletas. Ayudó a que esto fuera así el sol que reinó durante toda la jornada y que animó a los ovetenses y visitantes a copar las sidrerías y terrazas de la popular calle. En categoría femenina se impuso Ana Álvarez y en masculina LuisFernández, que también repitió triunfo en la carrera mixta.

La cuesta apenas sobrepasa los trescientos metros desde Foncalada, pero el perfil se encabrita en la parte final y, como reconocieron algunos de los veinte participantes (siete mujeres y trece hombres), hay que correr pensando más en no dar un mal paso y perder el tradicional calzado que en controlar la respiración y el pulso. «Llegas un poco afogada arriba», reconoció María Folgueiras, tercera entre las mujeres, durante la entrega de premios.

Hubo quien pensaba en otras gaitas, como los dos integrantes del grupo Fitoria, Arsenio Ruiz y Javier Fernández que, ataviados con traje tradicional, interpretaron la marcha el Xarreru mientras corrían en pos de la meta.

«Estamos muy contentos, cada vez hay más participación y la gente se trae sus madreñes de casa. La calle se llena de actividad que es lo que pretendemos», explicó Alberto Álvarez de La Pumarada, que fue el encargado de entregar los premios a los tres vencedores de cada prueba. Asimismo, se felicitó por la buena acogida de los juegos tradicionales para los más pequeños que se celebraron durante toda la mañana.

Los tres primeros de cada carrera se llevaron 150, 100 y 95 euros, respectivamente. A Ana Álvarez le siguieron Elisa Calvo y María Folgueiras en chicas, y a Luis Fernández, Juan Pinón y Pablo Alonso, en chicos. En la carrera mixta, Fernández repitió victoria y Pinón bajó un escalón en el podio. Florencio Moro se le adelantó con una aparatosa entrada en meta en la que sacrificó la verticalidad por un lugar entre los elegidos.

Cuadra y entrenamiento

«Somos de pueblo y las madreñes las ponemos para ir a la cuadra y para entrenar para aquí», explicó Fernández, atleta piloñés que indicó que la dificultad estriba en «amarrarlas bien porque para caminar sí, pero para correr no son». La vencedora en féminas coincidió «soy de Moal y llevo desde los ocho años andando en madreñes. Siempre me ha gustado y hay que controlarlas bien», explicó Álvarez.

Temas

Oviedo
 

Fotos

Vídeos