La Fundación de Cultura da por cerrada la asignación de las casetas para San Mateo

Los chiringuitos van tomando forma en la plaza de Porlier de cara a un nuevo San Mateo que comienza este mismo viernes. / ALEX PIÑA
Los chiringuitos van tomando forma en la plaza de Porlier de cara a un nuevo San Mateo que comienza este mismo viernes. / ALEX PIÑA

El Bombé tendrá 16 puestos hosteleros, tras aceptar varios recursos nuevos, y El Campillín se queda sin chiringuitos

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

La Fundación Municipal de Cultura, que vive estos día al borde de un almodovariano ataque de nervios, dio ayer por cerrado el reparto del espacio para las casetas de las fiestas que arrancan el viernes. Lo hizo con un suspiro de alivio, tras aceptar varios recursos de hosteleros, permitir subsanaciones a chiringuitos tradicionales, ver pasar varias renuncias y celebrar un nuevo sorteo parcial para las barras del paseo del Bombé. El presidente de la Fundación Municipal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, confirmó ayer que, finalmente de los 13 hosteleros que habían sido excluidos, ocho fueron aceptados de nuevo tras comprobarse que las deudas que se les atribuían con la concesionaria de Aguas, no eran tales, «sino un error de Aqualia». Sin embargo, de la lista fueron apartados tres por otras deudas con la administración o por no cumplir las bases y, «además, hubo una renuncia entre los adjudicatarios» originales. Entre sumas y restas y tras la modificación a posteriori de las bases, un total de 16 hosteleros abrirán caseta en el paseo del Bombé este viernes, dos más de los autorizados inicialmente.

El camino, confirmó el edil, también ha quedado despejado para los once chiringuitos históricos, cuatro de los cuales estaban en una situación similar a la de los hosteleros. Sobre la marcha la Fundación de Cultura había acordado el mismo jueves dar plazo a las asociaciones para que se pusieran al día, aunque tal circunstancia no estaba prevista en las bases. Sánchez Ramos adujo que sus espacios, que ocupan desde hace 35 años no entraban en la licitación por lo que podían saldar sus deudas antes de iniciar el montaje. Todas lo han hecho ya, confirmó el concejal. Algunas tenían deudas relacionadas con otras actividades desarrolladas en los últimos años y otras con el agua de las pasadas fiestas. Capítulo cerrado, los chiringuitos tradicionales serán 11, tras las bajas de los últimos años como El Topu Fartón o anteriores como la caseta de la SOF.

La oferta de cuatro nuevas casetas para asociaciones también quedó ayer cerrada. No habrá chiringuitos sociales en El Campillín, informó el concejal, después de que tanto la asociación cultural La Ciudadana como la Asamblea Moza de Asturias renunciasen a ocupar los espacios de los que resultaron adjudicatarios en el sorteo del jueves. Tampoco las otras dos asociaciones que habían pasado el corte y figuraban como reserva mostraron interés por las casetas, por lo que ambas quedan desiertas. Tan solo quedan en pie La Folixaria y Empalme Social Media que abrirán el viernes en la Corrada del Obispo, donde la primera repite por segundo año tras ser agraciada en el sorteo.

Las renuncias parecen indicar que El Campillín no tiene atractivo económico para las asociaciones interesadas en montar un chiringuito, pero las necesidades de seguridad y evacuación del recinto festivo tampoco dejan muchas más opciones en El Antiguo, y más si no se cuenta con la plaza del Ayuntamiento, para que la Fundación Municipal de Cultura busque sitio a nuevas casetas.

Más información

En el debe

Eso es precisamente lo que puso en duda ayer el Grupo Municipal de Ciudadanos: que la entidad pueda gestionar cesiones del espacio público para las fiestas. Su portavoz, Luis Pacho, denunció que no consta autorización alguna por parte del gobierno local para la ocupación de la vía pública en el paseo del Bombé, «una chapuza y una irregularidad más fruto de la improvisación con la que actúa este equipo de gobierno al que por cuarto año consecutivo San Mateo le pilla por sorpresa», señaló.

El líder de la formación naranja advirtió, además, que la «chapuza del sorteo de las casetas» puede acabar «generando más pleitos y demandas contra el Ayuntamiento por haber hecho las cosas a última hora y sin margen para reaccionar», dijo, y rechazó como excusa para las prisas el cambio de gestión de la SOF a la Fundación Municipal de Cultura, «porque eso ya lo sabían desde enero».

Para Pacho los problemas de las últimas semanas son la confirmación de que, como defendía su grupo, encomendar las fiestas a la fundación de cultura fue un error, «una nefasta decisión» del alcalde que está «teniendo consecuencias como la chapuza del sorteo para adjudicar las casetas». «En cuatro años, este gobierno no ha sido capaz de organizar un San Mateo sin sustos y chapuzas de última hora», resumió el portavoz de Ciudadanos.

A última hora, siguen quedando flecos. La comisión delegada de la Fundación adjudicó el lunes 32 contratos de una tacada, pero a las fiestas que empiezan el viernes le faltan contrataciones artísticas por cerrar, como la de Izal, uno de los grupos con más tirón del cartel. También le falta cerrar buena parte del Día de América en Asturias, como las carrozas o las populares y codiciadas sillas para seguir el pasacalles, que organizará por primera vez la Fundación. Resta también la contratación de los fuegos artificiales para la noche del 20 al 21 o aprobar el plan de autoprotección del recinto festivo. A la Fundación Municipal de Cultura le queda mucho trabajo. Antes de ayer el alcalde deseó que llegue cuánto antes el viernes. Habrá quien prefiera uno o dos días más de margen que no hay en el calendario, por ejemplo, para poder gestionar el contrato de vigilancia sin armas que no se podrá adjudicar hasta mañana, como mínimo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos