Caunedo reconoce que dio el visto bueno a la contratación de dos periodistas

Agustín Iglesias Caunedo, ayer. / FOTOS: ALEX PIÑA
Agustín Iglesias Caunedo, ayer. / FOTOS: ALEX PIÑA

El exalcalde declara que ordenó modificar el contrato de Modernización porque «había que mejorar las redes sociales»

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

La segunda sesión del juicio a Rodolfo Sánchez, exjefe de gabinete de Agustín Iglesias Caunedo, el responsable de Modernización municipal y los dos gerentes de la concesionaria del servicio, Asac Comunicaciones por, supuestamente, haber contratado a dedo a dos periodistas para la oficina de Prensa municipal dejó, al menos, una ironía: el contrato de Informática obraba en papel cuando sucedieron los hechos. La empresas llevaba cinco años modernizando la gestión municipal. Así se explica que el informe elaborado para modificar el contrato e incorporar a los plumillas se firmase mediante medios digitales, en pruebas en aquellos meses, según explicó ayer la jefa de Contratación, pero luego se anejara y foliara en el rollo en papel. Un modificado que, según Jesús Fernández de la Puente, Secretario del Pleno, tendría que haber contado con «un informe de Contratación, un informe jurídico y otro de Intervención». Nada de aquello se hizo.

Las fechas cuadran, según declararon la funcionaria y el habilitado nacional. Sin embargo, la justificación parece difusa. Solo tras la denuncia de Foro Oviedo, cuando en 2014 comenzó a indagar en la posible contratación fraudulenta, el secretario informó acerca del expediente a la junta de gobierno. En todo caso, Fernández rebajó las irregularidades a un posible «error de tramitación» del expediente. Del mismo modo, el excalcalde Agustín Iglesias Caunedo que le sucedió como testigo en la vista oral, indicó que la difusa tramitación del expediente pudo deberse a «un error de coordinación» entre departamentos.

Caunedo coincidió con lo dicho por Rodolfo Sánchez y los otros tres acusados, Ignacio Huerta, Maximino Fernández y Marco Antonio Prieto, en la primera sesión, que «el servicio de redes sociales y página web era insuficiente y había que buscar fórmulas para mejorarlo» cuando llegó a la Alcaldía. Ante la imposibilidad de escapar a la tasa de reposición y sacar una oposición, «se planteó la posibilidad de modificar un contrato para prestar ese servicio».

Así lo explicó ante el Tribunal afirmando que firmó el informe elaborado por Modernización para modificar el contrato y potenciar las redes sociales tras una conversación con Sánchez. Un informe que viajó hasta Asac que, por su parte, decidió que la mejor manera de potenciar la comunicación online era contratar periodistas que manejaran la sala de prensa virtual y los diversos canales a los que está suscrito el Consistorio. La Fiscalía pone en duda que en su incorporación y ocupación posterior, sin embargo, participó Sánchez como jefe de Prensa municipal.

Trabajo diario

En la vista también declaró la coordinadora del proyecto de Asac destacado en el Ayuntamiento indicando que ella rellenó los documentos acerca de las altas de los dos trabajadores. Lo hizo a posteriori porque «todo el mundo sabía de sobra que estaban allí desde hacía tiempo» confirmando que en la ocupación inicial de los trabajadores de Asac, informáticos todos ellos, no periodistas, las altas y bajas se notificaban de forma verbal puesto que todos trabajaban en las dependencias de Modernización y que ella no controlaba lo que ocurría en la oficina de Prensa: «No tenía conocimiento del contenido de lo que hacían a diario».

Por el delito de prevaricación, la Fiscalía interesa penas de nueve años de inhabilitación para Sánchez y el jefe de Informática y cinco para los empresarios. Por el de falsedad documental, cinco años de cárcel para los dos primeros y tres para los segundos. El juicio continúa el martes con la prueba pericial.